Archive for agosto, 2011

15/08/2011

La prohibición del quechua

Si es cierto que hace 22 años se prohibía hablar el idioma quechua en Bolivia, por lo menos he visto y hemos vivido los escolares de ese entonces en un Colegio x, donde los profesores nos decían que solo debemos hablar en español.

Es cierto que los “misioneros europeos (fueron) los que rescataron esas lenguas (como la quechua) y registraron su vocabulario y su gramática”, pero no fue para contribuir ni preservarlas con buenas intenciones sino para evangelizarlos, homogeneizar y no respetar la pluralidad,  por tanto acabar con la forma de ver la realidad desde su propia civilización de los quechuas. Por ejemplo, la mujeres en Cochabamba fueron tratadas como vulgares y otras decentes, ¿que tal?, eso es una forma de prohibir, haciendo avergonzar de su lengua (quechua) a las mujeres para que solo hablen el español.

Los habitantes solo hablaban el quechua o aymara entre ellos, como dice D’Orbigny.

“Vivimos un tiempo de imposturas que es necesario resistir con la verdad”, como dice Carmela Gutiérrez, autora de un artículo que fue publicado en el periódico Los Tiempos, que a continuación les dejo para que lo analicen la tesis de que no sería “cierto que se prohibieran los idiomas nativos ni hace 50, ni hace 100, ni hace 300 años”:

Un alto funcionario del Estado Plurinacional reproduce continuamente falacias dañinas sobre nuestra historia, demostrando que el prestigio intelectual del que goza es totalmente inmerecido. Lamentablemente, sí es suficientemente influyente como para que otras autoridades repitan sus falacias, tratando de volverlas ciertas.

Una frecuente es la de la prohibición a los indígenas de circular por las plazas. Si hubo algo así debió ser circunstancial y pasajero, y seguramente muy local. Basta ver las fotografías y grabados previos a 1952 para encontrar que en las plazas de Bolivia, y en todas las fiestas cívicas y religiosas que se celebraban en ellas, se encuentra tanta cantidad de indígenas como de criollos, disfrutando juntos del mismo evento público.

Ahora me refiero a la mentira de las lenguas nativas, que según el funcionario habrían sido prohibidas hace 30, 70 o 100 años.

Tal afirmación contradice todo lo que se sabe al respecto. Carentes de escritura propia, fueron los misioneros europeos los que rescataron esas lenguas y registraron su vocabulario y su gramática, contribuyendo a preservarlas. Esa labor la han seguido haciendo, hasta bien entrado el siglo XX, los misioneros americanos con las lenguas nativas amazónicas. Se sabe que si hubo represión, provino de los incas, que impusieron el quechua como idioma común de su imperio. Los españoles continuaron difundiendo y promoviendo el quechua como lenguaje nativo y nunca lo prohibieron, como tampoco al aymara.

En 1788, el gobernador intendente Francisco de Viedma escribió que en la misma ciudad de Cochabamba “entre la gente vulgar no se habla otro idioma que el quichua, y aun entre las mujeres decentes hay muchas que no saben explicarse en castellano”. Mal podía pues estar prohibido un lenguaje que era común a todas las clases.

Similar detalle observa el ilustre viajero francés Alcide D´Orbigny, que en su visita a Cochabamba en 1830 encuentra que “las mujeres de la sociedad burguesa poseen una idea muy incompleta del castellano, que no les gusta hablar; por eso el extranjero, que no puede aprender de la noche a la mañana el idioma de los incas, se halla a menudo en un gran embarazo”.

En La Paz dice D’Orbigny: “Todo el mundo habla el aymara, lengua primitiva del lugar. Los indígenas no conocen otro idioma; los mestizos agregan a duras penas un español poco comprensible y mezclado de aymara, y, en todas partes, en la vida social y en la intimidad, los habitantes lo hablan entre ellos”.

Y sin ir tan lejos, recuerdo muy bien cómo mi mamita prefería comunicarse en quechua con sus hermanas y amigas, muchas de las cuales provenían de las áreas rurales. Yo misma jugaba en ese idioma de niña. Si lo olvidé no fue por prohibición alguna sino por simple conveniencia. De nada me sirvió el quechua en el extranjero, como de poco me serviría recordarlo hoy.

No es pues cierto que se prohibieran los idiomas nativos ni hace 50, ni hace 100, ni hace 300 años. Falta a la verdad el funcionario.

Y las suyas no son mentiras piadosas, que son las que se dicen para evitar un daño o un dolor innecesario. Son mentiras malignas, que dañan tanto a quienes supuestamente se protege, como a las relaciones que ellos tienen. En nuestro caso, intentando construir una historia de abusos y discriminaciones. Nadie niega que existieran, pero la exageración hace falsa la denuncia, y al sembrar la cizaña del odio, el resentimiento y la desconfianza, se provoca un grave daño a la sociedad. Vivimos un tiempo de imposturas que es necesario resistir con la verdad.

Anuncios
15/08/2011

Historias de vida: Niña argentina de nombre quechua logra, después de pasar un laberinto, hacerse reconocer legalmente su derecho a la identificación

 

Finalmente los padres de Illari Jazmín lograron que su hija obtenga el DNI y sea inscripta con el nombre que le eligió su madre por su origen quechua.

Patagónico.net.- Tras un pedido de disculpas desde la Dirección General del Registro Civil, por la demora y los malos entendidos, los padres de Illari Jazmín Rodríguez Benavides lograron que su hija sea anotada y obtenga su Documento Nacional de Identidad (DNI) con un nombre de origen quechua. El trámite se completó ayer en el Registro del barrio Mosconi, después de una agotadora defensa por la identidad cultural que se extendió durante algo más de siete meses.

Tal como viene informando Diario Patagónico en sus últimas ediciones, Illari, nacida el 10 de enero de este año, llevaba siete meses sin poder contar con su DNI. En principio, porque cuando sus padres iniciaron el trámite en el Registro Civil de la Zona Norte de Comodoro Rivadavia le negaron la posibilidad de anotarla, aduciendo que el nombre que habían elegido para ella no figuraba en la lista de nombre indígenas.

Como se recordará, su mamá Irma Benavides Jara tuvo que dirigirse a la Dirección Provincial del Registro Civil explicando las razones por las cuales buscaba nombrar de esa manera a su hija, e informándoles que Illari, en lengua quechua, significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante.

De todas maneras la respuesta fue negativa y desde entonces, en defensa de la identidad cultural de su niña, Irma Benavides y su pareja Miguel Rodríguez debieron recurrir a la Justicia Civil y en virtud de ello hicieron una presentación ante la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, donde afortunadamente se falló a favor del matrimonio.

LARGO CAMINO

“El reclamo comenzó cuando quise ponerle un nombre indígena a mi hija y no me lo aceptaron; pasaron siete meses y tuve que contratar una abogada para apelar”, le dijo Irma por teléfono a Rodolfo Costilla, quien se comunicó con ella desde Rawson para disculparse por los contratiempos y malos entendidos que se generaron.  En esa comunicación le hizo saber que ya podía acercarse al Registro Civil a completar el trámite y así lo hizo ayer, en compañía de su esposo y la referente de la cátedra libre de Pueblos Originarios, Sonia Ivanoff.

En diálogo con Diario Patagónico, Irma se dirigió a todas las personas que en el futuro tengan que enfrentarse a una situación similar, a quienes les sugirió que “exijan la inscripción en el acto cuando quieran ponerle un nombre indígena a sus hijos, para que no tengan que estar enviando notas a Rawson o recurrir a la Justicia”.

“En todos los Registros Civiles tienen que aceptar los nombres indígenas y si ello no ocurre les recomiendo que me busquen, que recurran a los grupos de pueblos originarios o la cátedra libre y que tomen este caso de referencia para combatir esto porque no es posible que nos pase siempre”, agregó.

Mientras, Miguel Rodríguez pidió que “mínimamente se instruya al personal de los Registros Civiles para que actúen con sentido común en estos casos, porque el miércoles cuando vino mi esposa con la resolución de la Cámara se debió hacer el trámite en forma inmediata, pero no fue así porque mandaron el oficio a Rawson para que desde allá decidieran si cumplían o no con la orden”.

Otros antecedentes, publicada el 11 de agosto de 2011:

LOS PADRES DE ILLARI DEBIERON ACUDIR A LA CAMARA DE APELACIONES PORQUE EL REGISTRO CIVIL SE NEGO A INSCRIBIRLA

Por su nombre de origen quechua aún no tiene DNI.  Illari Jazmín cumplió ayer 7 meses, pero sus padres todavía no pueden lograr que la niña tenga su Documento Nacional de Identidad. En el Registro Civil de Kilómetro 3 le negaron la inscripción con ese nombre de origen quechua, por lo que en defensa de su identidad cultural, su madre Irma Benavides, hizo todo el recorrido burocrático para anotarla. Finalmente debió recurrir a la Cámara de Apelaciones, donde se falló a su favor.

Illari Jazmín nació el 10 de enero en Comodoro Rivadavia y cuando sus padres fueron a inscribirla, al Registro Civil de Mosconi, le negaron la posibilidad de anotarla porque no figuraba en la lista de nombres de pueblos indígenas.

Illari es un nombre de origen quechua y significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante. Esa explicación y el justificativo de la elección debió ser elevada en una nota a la Dirección General del Registro Civil y Capacidad de las Personas, con asiento en Rawson,  pero desde allí contestaron en forma negativa el 16 de marzo.

Para arribar a ese resultado se fundamentó que tanto en la Real Academia de la Lengua, como en la lista de nombre aceptados por los Registros Civiles de la Argentina, no se halló información fehaciente sobre el origen y el significado de Illari como nombre femenino. No obstante, se advirtió que se encontró una variante de origen vasco “Hilarus”, pero como nombre propio masculino.

De todas formas, le hicieron saber a los padres -Irma Benavides y Miguel Rodríguez- que les asistía el derecho a apelar y así lo hicieron.

“La misma ley de nombres, 18.248 en su inciso 3° bis,  indica que podrán inscribirse nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas. En la nota que enviamos a Rawson lo explicamos y después de un mes nos contestaron que no podíamos inscribirla”, recordó Irma en diálogo con Diario Patagónico, mientras esperaba ayer una respuesta en el Registro Civil, tras hacer entrega de la notificación de la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia.

“No entiendo con qué derecho no te permiten poner un nombre indígena, con qué derecho te prohíben preservar tu identidad cultural. Mi hija cumplió siete meses y todavía no tiene su DNI”, reclamó.

Como la Cámara de Apelaciones falló a su favor, ayer Irma Benavides se presentó con el oficio en el Registro Civil para cumplimentar el trámite, donde le recibieron la notificación y le hicieron saber que la enviarán a Rawson. Así, una vez que se complete todo el circuito burocrático será convocada para hace efectivo el registro de la niña con el nombre que eligieron para ella.

10/08/2011

Nor Cinti participará en la Feria Nacional de Camélidos en Sucre

Correo del sur.- Lo mejor de la genética camélida del país se expondrá en Sucre por primera vez, en el marco de la 6ta Feria Nacional de Camélidos Sudamericanos, que tendrá lugar en Garcilazo, del 2 al 4 de septiembre, según anunciaron ayer los organizadores en una conferencia de prensa.

“Van a estar los productores de Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí, Tarija y Chuquisaca, los seis departamentos productores de camélidos del país”, dijo ayer Segundino Cruz, uno de los expositores de camélidos que se presentó acompañado de una llama y una alpaca, que llamaron la atención de muchas personas en el centro de la ciudad.

Se espera unos 250 expositores de camélidos y unos 150 más entre derivados de la cría de camélidos (embutidos, artesa- nías, textiles, gastronomía), según informó ayer el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Camélidos, Eleuterio Choque (del municipio de San Lucas).

Los organizadores esperan recibir la visita de por lo menos unas 10.000 personas.

Los mejores ejemplares serán expuestos durante la feria, y un jurado calificador se encargará de premiar a la mejor genética en camélidos del país.

Etiquetas: ,