Archive for marzo, 2012

18/03/2012

Humillados y ofendidos, de Cesar Brie

Este vídeo documental Humillados y ofendidos, de Cesar Brie, quien fue perseguido, relata los hechos violentos y racistas en contra de campesinos chuquisaqueños en la ciudad de Sucre el 24 de mayo de 2008, protagonizados por los miembros del Comité Interinstitucional.

DESHUMANIZACIÓN (INDIGNIDAD Y VERGUENZA). A continuación reproduzco una parte del análisis realizada por Sergio Zapata, de cinemascine.net:

El pasado 24 de mayo de 2008, azuzados por la elite política local centenares de estudiantes universitarios, golpearon, vejaron y humillaron a docenas de personas, deshumanizándose y deshumanizándonos a todos, como ocurre en cada acto de violación a la condición humana.

La cinematografía de Bolivia, ficcional y siempre distante de la humanidad (del humanismo) y que mas bien privilegia la especificidad concreta, localizable, aprensible y en ultimo término cosificable, jamás se sensibilizó con la humillación, más aún cuando ésta es ejecutada entre civiles.

Quizás en el cine de Sanjines hay una aproximación a la representación de la humillación en el estricto sentido de deshumanización. Sin embargo, esta aproximación es de orden político en tanto se revisa las relaciones de poder del Estado con una colectividad. Solo con Humillados y Ofendidos de Cesar Brie (2008) es que la no ficción toma un elemento violento extraído de la realidad en su propia realización, con la documentación visual cronológica minuto a minuto, desde varios registros en los que no se privilegia una mirada, sino que se extrae la violencia desde la masa que la ejecuta.

Con Humillados y Ofendidos, el documentalismo boliviano se politiza y a la vez se universaliza, puesto que se ampara en la base de los derechos fundamentales. La mirada de Brie se posiciona sobre la vida, sobre la vivencia política de una colectividad amedrentada y secuestrada, acusada de mancillar, sólo por su existencia y presencia, el orgullo y la dignidad de otra. Además la politización, en clave universal, se refiere a que busca esclarecer, identificar, y visibilizar un acto que no se presenta aislado, sino que responde a la coordinación, planificación sistemática y racional de un ejercicio de racismo y de odio, vinculado como siempre, a una elite política cuyo móvil es tan elemental como la acumulación de poder.

Para Brie, los hechos acaecidos en Sucre, capital constitucional de Bolivia, develan mediante la acción colectiva cierta cultura política de una sociedad que ha cosificado ciertas practicas de relacionamiento social. Para el director ese es el rol político de su obra: la visibilización de la deshumanización de ejecutores de la vergüenza y la deshumanización de las victimas del ejercicio racista.

Esta empresa, deshumanizante porque goza de planificación y responde al principio de eficacia, se desarrolló en el espacio público, lugar por antonomasia de la política, en tanto lugar de acción para perpetuar el gesto simbólico más violento de la primera década del siglo. La plaza principal, ahí donde se fundó la Republica es el escenario. La acción: desclasar, mediante la negación publica de la adscripción social, colonizar, mediante la negación pública en el despojo de las vestiduras, y deshumanizar a partir de la negación publica de la adscripción política. En otros términos, arrebatar la identidad, arrebatar la ciudadanía para con ello arrebatar la humanidad. (Para arrebatar la humanidad no es necesario arrebatar una condición biológica como la vida).

Brie en el documental Humillados y Ofendidos no reconstruye estos hechos, sino que mediante una colección de imágenes, que siguen una línea cronológica documentada por toda la prensa nacional, presenta paso a paso, como se sucedieron los hechos de deshumanización que nos avergonzaron a todos.

Anuncios
16/03/2012

Noticiero en #quechua y #aymara de ATB. No me parece bien el horario, debió ser en ediciones centrales

Este año, la red ATB emprende un nuevo desafío: dar las noticias sobre los hechos más importantes de Bolivia y del mundo en dos idiomas nativos: aymara y quechua.

Es por eso que prepara el lanzamiento de ATB noticias en aymara y ATB noticias en quechua, que serán emitidos a partir del 26 de marzo, de seis a seis y media de la mañana.

El noticiero en aymara será conducido por Julia Cusi y en el caso del programa en versión quechua se confirmará el nombre de la conductora en los próximos días.

A pocos días del estreno, Cusi afina los detalles de su debut en la red ATB. “Es un orgullo conducir un programa en lengua originaria, es una forma de reivindicar a mi cultura”, dice la conductora.

Todavía emocionada y orgullosa, la joven periodista cuenta que incursionó en el mundo de la televisión hace cuatro años. Se encargaba de conducir un noticiero en aymara en el canal 57.

En pro de la identidad

El noticiero en aymara será transmitido en La Paz, Oruro y Potosí. Y ATB noticias en quechua saldrá en Cochabamba.

Con respecto al contenido de ambos noticieros, éstos ofrecerán toda la información de la coyuntura actual del país y de algunos hechos trascendentales en el mundo (política, economía, sociedad y salud, entre otros).

Sin embargo, los noticieros tendrán un plus que será información especializada sobre las provincias y algunos barrios de El Alto.

Según Jaime Iturri, periodista y director nacional de Contenidos de la red ATB, en un futuro estos dos noticieros durarán una hora y comenzarán a las cinco y media de la mañana.

“En el mundo aymara y quechua, la gente se levanta muy temprano. A las seis y media de la mañana ya salen a trabajar y por eso queremos amanecer con ellos”, dice. “Cusi es una mujer de pollera que habla perfectamente aymara. Las dos conductoras son profesionales de primera y son de origen indígena”, comenta Iturri .

Un paso trascendental

Con el objetivo de construir “una televisión para todos”, Iturri explica que el canal decidió abrir un espacio para otros idiomas nativos de la cultura boliviana. “Éste es un paso muy importante en la televisión nacional, porque ATB es líder y vanguardia del país. De alguna manera con esto abriremos un espacio para los otros idiomas que son parte de la bolivianidad”, dice.

Iturri comenta que en la actualidad es indispensable que todo canal de televisión cuente con un programa exclusivo en lengua aymara o quechua para darle un espacio propio a este público que ha sido descuidado por muchos años. “El lenguaje es identidad, es orgullo y es cultura”, termina.

Fuente: http://www.paginasiete.bo/2012-03-16/Cultura/Destacados/30Cul005160312.aspx