16/03/2012

Noticiero en #quechua y #aymara de ATB. No me parece bien el horario, debió ser en ediciones centrales

Este año, la red ATB emprende un nuevo desafío: dar las noticias sobre los hechos más importantes de Bolivia y del mundo en dos idiomas nativos: aymara y quechua.

Es por eso que prepara el lanzamiento de ATB noticias en aymara y ATB noticias en quechua, que serán emitidos a partir del 26 de marzo, de seis a seis y media de la mañana.

El noticiero en aymara será conducido por Julia Cusi y en el caso del programa en versión quechua se confirmará el nombre de la conductora en los próximos días.

A pocos días del estreno, Cusi afina los detalles de su debut en la red ATB. “Es un orgullo conducir un programa en lengua originaria, es una forma de reivindicar a mi cultura”, dice la conductora.

Todavía emocionada y orgullosa, la joven periodista cuenta que incursionó en el mundo de la televisión hace cuatro años. Se encargaba de conducir un noticiero en aymara en el canal 57.

En pro de la identidad

El noticiero en aymara será transmitido en La Paz, Oruro y Potosí. Y ATB noticias en quechua saldrá en Cochabamba.

Con respecto al contenido de ambos noticieros, éstos ofrecerán toda la información de la coyuntura actual del país y de algunos hechos trascendentales en el mundo (política, economía, sociedad y salud, entre otros).

Sin embargo, los noticieros tendrán un plus que será información especializada sobre las provincias y algunos barrios de El Alto.

Según Jaime Iturri, periodista y director nacional de Contenidos de la red ATB, en un futuro estos dos noticieros durarán una hora y comenzarán a las cinco y media de la mañana.

“En el mundo aymara y quechua, la gente se levanta muy temprano. A las seis y media de la mañana ya salen a trabajar y por eso queremos amanecer con ellos”, dice. “Cusi es una mujer de pollera que habla perfectamente aymara. Las dos conductoras son profesionales de primera y son de origen indígena”, comenta Iturri .

Un paso trascendental

Con el objetivo de construir “una televisión para todos”, Iturri explica que el canal decidió abrir un espacio para otros idiomas nativos de la cultura boliviana. “Éste es un paso muy importante en la televisión nacional, porque ATB es líder y vanguardia del país. De alguna manera con esto abriremos un espacio para los otros idiomas que son parte de la bolivianidad”, dice.

Iturri comenta que en la actualidad es indispensable que todo canal de televisión cuente con un programa exclusivo en lengua aymara o quechua para darle un espacio propio a este público que ha sido descuidado por muchos años. “El lenguaje es identidad, es orgullo y es cultura”, termina.

Fuente: http://www.paginasiete.bo/2012-03-16/Cultura/Destacados/30Cul005160312.aspx

Anuncios
17/01/2012

Enseñarán quechua en colegios de Santa Cruz

Aula

De acuerdo con la nueva ley Educativa Avelino Siñani Elizario Pérez se integraría en la enseñanza de lenguas nativas a los estudiantes. Ayer el Director del Servicio Departamental de Educación, Bartolomé Puma, confirmó su aplicación para la presente gestión iniciando con el idioma Quechua en los colegios.

“Su aplicación se dará en los niveles primario y secundario, específicamente en las zonas del Norte Integrado, los Valles cruceños y en algunos barrios de la ciudad, de esta manera se esta dando cumplimiento a la nueva currícula” señalo Puma. El colegio de la Villa Primero de mayo seria uno los primeros colegios donde se aplicaría la enseñaza del idioma. Sin embargo está situación tuvo muchas repercusiones tanto en autoridades como en la misma población.

Autoridad Cruceña. El presidente del Comité Cívico, Herlan Vaca diez señalo que no esta de acuerdo con aplicación de esta enseñanza “Esas lenguas nativas ocupan muchas horas de estudio y su utilidad es muy escasa. En Santa Cruz todos hablamos español donde están tan reducidas las personas que hablan las lenguas nativas”. Señalo que es necesario que se enseñen actividades que ayuden en la vida diaria de los estudiantes, “Aprender hacer queso, a cocinar, a ser electricista y hacer constructor es mejor que aprender Quechua y es mucho más útil para la sociedad” expresó. Educador. El historiador y educador Alcides parejas vertió su opinión respecto a está medida y expresó que todas las lenguas nativas son importantes pero duda de su efectividad a la hora de la practica. Además manifestó que este tipo de decisiones lo deben tomar las autoridades cruceñas.

“Desde que nos hemos convertido en un estado plurinacional, se quiere demostrar a toda costa que hay que enseñar estas leguas, todas las lenguas son importantes sin lugar a dudas pero a la hora de la practica no creo que sea importante la enseñanza. Primero tenemos que decir los cruceños desde la gobernación por ejemplo que es lo que queremos de la educación en el departamento de Santa Cruz eso lo tenemos que decir claro y hasta ahora no lo hemos dicho” expresó además de recalcar que es necesario enseñar sobre las culturas al mismo tiempo que valorarlas.

Fuente: El Mundo

17/01/2012

“Aquí, ser mujer e indígena es lo peor que te puede pasar”

Nada es demasiado obvio

Alrededor de una veintena de mujeres Quechua se reúne cada semana cerca de Urkupiña, localidad perteneciente al departamento de Cochabamba con el único propóstio de desempañar la ventana sobre todo ese imaginario que rodea a la mujer, de desmontar ese corolario que dicen aún no haber aprendido. A unos quince kilometros de allí, donde se cruzan La Beijing con La Simón Lopez surge un jardín de unos cien metros cuadrados donde el colectivo de mujeres libertarias e imillas realiza talleres de historia, concienciación y ritualidad en otro gran número de temas.

Dentro de todo este complejo entramado se definen conceptos, se lucha y se ama, se publica, se historia y se mira de frente a lo que han atendido a llamar feminicidio y ha sido el propio hartazgo de esta situación y su escasa esperanza de cambio la que les ha llevado a tomar caminos basados en la educación no formal. Marisol se declara indígena por encima de todo y es capaz de llevar, entre otras, el peso del colectivo de mujeres libertarias.

“Aquí ser mujer y ser indígena es lo peor que te puede pasar. Lo malo de ser mujer es su condición como tal, por ser indígena estás en contra del progreso”.

El dibujo social en el que se enclava la mujer boliviana viene dado por el contraste de, por un lado lo que allá definen como agringados o personas que desean imitar los estilos de vida (a ojos de) capitalistas y por el otro el de aquellas y aquellos que tienen raíces y se niegan a dejarlas atras.

Dice Marisol que, en la forma de entender el mundo puede estar la comprensión normal de las cosas pero que, primero y más importante debes saber quien eres.

Susana, por ejemplo, es abogada más ella se declara como artesana. Durante todos los días de la semana ayuda y da soporte a mujeres indígenas que han sido objeto de violencia, sea esta del tipo que fuere. En eso, en la definición, es donde están todas ellas, a lo largo de largos talleres en las que unas con otras comparten, dialogan y establecen (en Quechua) todo una serie de conceptos que les ayuden a ser conscientes de a qué tipos de violencia se enfrentan.

“En el dar nombre a todo este tipo de cosas, aún siendo repetitivas con nosotras mismas está el verdadero valor de estos talleres. De más no está pues repetirnos, una y otra vez, todos y cada uno de los tipos de violencia a los que estamos sometidas. Y lo repetiremos tanto como sea necesario pues en nuestra historia está el ser amoratadas y puñeteadas por ser mujer y discriminadas por ser indígenas. Esa mezcla no nos deja crecer”, afirma Aurelia, una de las lideresas que se encuentran en los talleres.

Sin embargo la situación de la mujer se extiende también a la ciudad y la que no viene de comunidad, sin importar a veces edad y/o educación. Así, la prostitución se centra en la mujer joven de ciudad que ha nacido sin familia, leasé por el no reconocimiento de los padres, por horfandad o por, tal y como se denuncia en la oficina jurídica de la mujer, el abandono tras ser el producto de un embarazo por violación. Este intervalo social es el target principal pues son niñas que pasado el periodo dentro de la casa de adopción, donde se les da de comer o, si se portan mal, se les pega, salen de allí con lo que ellas definen como institucionalización. Mujeres que, sin familia, sin amigos o sin un tejido que les ampare y haga de hombro a la hora de construir una vida se ven en la tesitura, sin opción, de lanzarse a la calle en el amplio sentido de la palabra ya sea para la prostitución, para vivir en ella o ambas. Alrededor de un 70% de las personas sin techo en Bolivia son mujeres.

Por otro lado, la presión socio-familiar, la iglesia y demás organismos presentes y opresores desde el prisma del ‘qué dirán’ fuerzan y niegan a la mujer su función social como tal y la posibilidad de lucha por sí mismas en pos de alcanzar la equidad de género y utilizarla como vía de desarrollo.

Ha sido con el gobierno de Evo Morales con el que se han llegado a ciertas reformas que mejoran parcialmente la perspectiva de género en Bolivia. Desde las trasversales con las que se educa hasta la propia participación política de la mujer más sin embargo, se sigue estando lejos de una igualdad real y son reformas que de momento se plasman más como cifras que como realidades.

Así, el choque entre la justicia como tal y la justicia ordinaria campesina, ambas reconocidas dentro del Estado Plurinacional de Bolivia hacen que esa balanza que equilibre los aspectos referentes al género siga descompensada. La mujer sigue siendo más vilipendiada por el propio contraste y recibiendo un trato más lascivo y denigrante debido a las costumbres que aún enmarañan la discriminación positiva de la que es objeto el hombre desde las comunidades siendo de gran importancia teniendo en cuenta que el 60 % de la población boliviana es indígena.

Fuente: periodismohumano

20/09/2011

Aprenda quechua / Qhichwa yachaqay

¿Cómo está?  –  Imaynalla

Vamos  –  Jaku

No Quiero  –  Mana munanichu

Buen vivir  –  Sumaq kausay

Guerrero  –    Awqanakuq (o) Maqanakuq

Yachaykuna  –  Saberes, conocimientos.

(Cualquiera que visite este blog puede hacerme preguntas sobre cómo se escriben las palabra en quechua, les contestaré sin fallarles, aunque un poco retrasadito)

12/09/2011

La universidad quechua Casimiro Huanca estrena nueva infraestructura

Nueva infraestructura Unibol quechua Casimiro Huanca

Cambio y ABI- El presidente Evo Morales inauguró ayer en Chimoré, Cochabamba, la infraestructura de la Universidad Indígena Quechua Boliviana Casimiro Huanca.

El Gobierno nacional creó una red de tres universidades indígenas (aymara, quechua y guaraní) en los departamentos de La Paz, Chuquisaca y Cochabamba.

“Las universidades indígenas de Bolivia tienen el desafío de formar profesionales con dignidad e identidad cultural”, destacó el Jefe de Estado, quien exhortó al resto de las universidades del país a aproximarse más al pueblo para impulsar el proceso de descolonización y proceso de cambio.

Según Morales, los profesionales que egresen de los centros de enseñanza indígena serán requeridos por sus propios municipios rurales y desarrollarán proyectos productivos y comunitarios en beneficio de sus regiones.

Por su parte, el ministro de Educación, Roberto Aguilar, indicó que “serán profesionales que no saldrán a competir sino a construir” el Estado.

La autoridad indicó que la infraestructura de la Universidad Casimiro Huanca demandó una inversión que supera los siete millones de bolivianos, incluido su equipamiento con muebles.

La unidad académica imparte carreras como agronomía, industria de alimentos, entre otros.ç

Las Universidades y sus estudiantes deben estar al lado del pueblo para impulsar con mayor vigor el proceso de descolonización, dijo el domingo el presidente Evo Morales Ayma.

Al inaugurar la infraestructura de la Universidad Indígena Quechua Boliviana Casimiro Huanca, el Jefe de Estado hizo hincapié en la necesidad de que los centros de educación superior “recojan las demandas del pueblo para estar a su servicio”.

Inauguración enfraestructura

Lamentó que en la actualidad “Las universidade estén alejadas del pueblo, hasta parece que representan al sector reaccionario”. Anotó que la autonomía universitaria “debe ser para estar al servicio de los intereses nacionales y no alejarse del pueblo”, al resaltar la necesidad de que las autoridades, docentes y estudiantes se imbuyan de este sentimiento.

El mandatario enfatizó que el Gobierno ha creado en su mandato tres universidades indígenas en los departamentos de La Paz, Chuquisaca y en Cochabamba para la formación de profesionales de alto nivel que apoyen las tareas que demanda el desarrollo nacional.

Resaltó la importancia de que en las universidades se fortalezca un “sentimiento de descolonización en el país para rescatar la cultura, los principios, valores y la identidad nacional”. “Si no perseguimos ese objetivo y lo conseguimos se puede propiciar el retorno de sectores neoliberales que vengan a explotar y saquear los recursos naturales como lo hicieron por décadas”, remarcó.

Dijo que las universidades estatales deben retomar su calidad de enseñanza-aprendizaje a fin de que vuelvan a ser referentes de la educación, no como hoy que son blanco de permanentes cuestionamientos. “En la actualidad los padres buscan universidades privadas para enviar a sus hijos, antes que a los centros públicos de educación superior”, expresó. Subrayó que los rectores y docentes no quieren cambiar las universidades y cuando se les sugiere modificaciones toman como pretexto la autonomía, sin tomar en cuenta de que ese logro debe ser para servir al pueblo y no para aislarse del sentimiento nacional.

“Las universidades indígenas aymaras, quechuas y guaraníes deben ser queridas y buscadas por su pueblo y sus fuerzas sociales y cumplir con su misión de servir a la nación al aportar al proceso de liberación y de descolonización”, manifestó. Agregó que los centros de educación superior deben ingresar a sus aulas el sentimiento del socialismo comunitario a fin de servir a los intereses nacionales. “Tenemos que empezar en las universidades a descolonizarnos y defender identidad, principios y formas de vivencia y alcanzar una alta preparación”, reiteró.

El Presidente indicó que si bien es muy importante el conocimiento y la disciplina, es vital que las Universidades estén junto a su pueblo para elaborar políticas de igualdad y dignidad en el marco de un nuevo modelo de educación. Expresó que el Gobierno cuenta con recursos para impulsar estos proyectos, pero instó a los Municipios y a las Gobernaciones a poner su parte con la entrega de terrenos donde puedan ser construidas Universidades.

Destacó la entrega de la infraestructura de la Universidad Quechua Indígena Boliviana en Chimoré porque es un avance en la educación.

En el pasado, algunos Presidentes venían a Chimoré a inaugurar los trabajos de erradicación de coca, lo que dejó un saldo de muchos muertos por la represión policial, militar y de los agentes de la Oficina anti Drogas de Estados Unidos (DEA), afirmó. “MI Gobierno quiere caracterizarse por la entrega de obras construidas con los recursos que obtiene el país por sus recursos naturales y que son transferidos a los ciudadanos”, dijo.

Hizo una relación de loa pasos que se han dado para la descolonización en el país, al recordar que en el pasado los sectores más humildes eran prohibidos de acceder la educación por los grupos de poder. “El estado colonial fundado en 1825 no era para el movimiento campesino indígena y originario “porque impedía que el pueblo aprenda a leer y escribir”, indicó.

“Los primeros aymaras y quechuas que accedían a la educación eran sometidos a castigos severos y amedrentador, les sacaban los ojos si aprendían a leer y les cortaban las manos si aprendían a escribir”, lamentó.

15/08/2011

La prohibición del quechua

Si es cierto que hace 22 años se prohibía hablar el idioma quechua en Bolivia, por lo menos he visto y hemos vivido los escolares de ese entonces en un Colegio x, donde los profesores nos decían que solo debemos hablar en español.

Es cierto que los “misioneros europeos (fueron) los que rescataron esas lenguas (como la quechua) y registraron su vocabulario y su gramática”, pero no fue para contribuir ni preservarlas con buenas intenciones sino para evangelizarlos, homogeneizar y no respetar la pluralidad,  por tanto acabar con la forma de ver la realidad desde su propia civilización de los quechuas. Por ejemplo, la mujeres en Cochabamba fueron tratadas como vulgares y otras decentes, ¿que tal?, eso es una forma de prohibir, haciendo avergonzar de su lengua (quechua) a las mujeres para que solo hablen el español.

Los habitantes solo hablaban el quechua o aymara entre ellos, como dice D’Orbigny.

“Vivimos un tiempo de imposturas que es necesario resistir con la verdad”, como dice Carmela Gutiérrez, autora de un artículo que fue publicado en el periódico Los Tiempos, que a continuación les dejo para que lo analicen la tesis de que no sería “cierto que se prohibieran los idiomas nativos ni hace 50, ni hace 100, ni hace 300 años”:

Un alto funcionario del Estado Plurinacional reproduce continuamente falacias dañinas sobre nuestra historia, demostrando que el prestigio intelectual del que goza es totalmente inmerecido. Lamentablemente, sí es suficientemente influyente como para que otras autoridades repitan sus falacias, tratando de volverlas ciertas.

Una frecuente es la de la prohibición a los indígenas de circular por las plazas. Si hubo algo así debió ser circunstancial y pasajero, y seguramente muy local. Basta ver las fotografías y grabados previos a 1952 para encontrar que en las plazas de Bolivia, y en todas las fiestas cívicas y religiosas que se celebraban en ellas, se encuentra tanta cantidad de indígenas como de criollos, disfrutando juntos del mismo evento público.

Ahora me refiero a la mentira de las lenguas nativas, que según el funcionario habrían sido prohibidas hace 30, 70 o 100 años.

Tal afirmación contradice todo lo que se sabe al respecto. Carentes de escritura propia, fueron los misioneros europeos los que rescataron esas lenguas y registraron su vocabulario y su gramática, contribuyendo a preservarlas. Esa labor la han seguido haciendo, hasta bien entrado el siglo XX, los misioneros americanos con las lenguas nativas amazónicas. Se sabe que si hubo represión, provino de los incas, que impusieron el quechua como idioma común de su imperio. Los españoles continuaron difundiendo y promoviendo el quechua como lenguaje nativo y nunca lo prohibieron, como tampoco al aymara.

En 1788, el gobernador intendente Francisco de Viedma escribió que en la misma ciudad de Cochabamba “entre la gente vulgar no se habla otro idioma que el quichua, y aun entre las mujeres decentes hay muchas que no saben explicarse en castellano”. Mal podía pues estar prohibido un lenguaje que era común a todas las clases.

Similar detalle observa el ilustre viajero francés Alcide D´Orbigny, que en su visita a Cochabamba en 1830 encuentra que “las mujeres de la sociedad burguesa poseen una idea muy incompleta del castellano, que no les gusta hablar; por eso el extranjero, que no puede aprender de la noche a la mañana el idioma de los incas, se halla a menudo en un gran embarazo”.

En La Paz dice D’Orbigny: “Todo el mundo habla el aymara, lengua primitiva del lugar. Los indígenas no conocen otro idioma; los mestizos agregan a duras penas un español poco comprensible y mezclado de aymara, y, en todas partes, en la vida social y en la intimidad, los habitantes lo hablan entre ellos”.

Y sin ir tan lejos, recuerdo muy bien cómo mi mamita prefería comunicarse en quechua con sus hermanas y amigas, muchas de las cuales provenían de las áreas rurales. Yo misma jugaba en ese idioma de niña. Si lo olvidé no fue por prohibición alguna sino por simple conveniencia. De nada me sirvió el quechua en el extranjero, como de poco me serviría recordarlo hoy.

No es pues cierto que se prohibieran los idiomas nativos ni hace 50, ni hace 100, ni hace 300 años. Falta a la verdad el funcionario.

Y las suyas no son mentiras piadosas, que son las que se dicen para evitar un daño o un dolor innecesario. Son mentiras malignas, que dañan tanto a quienes supuestamente se protege, como a las relaciones que ellos tienen. En nuestro caso, intentando construir una historia de abusos y discriminaciones. Nadie niega que existieran, pero la exageración hace falsa la denuncia, y al sembrar la cizaña del odio, el resentimiento y la desconfianza, se provoca un grave daño a la sociedad. Vivimos un tiempo de imposturas que es necesario resistir con la verdad.

15/08/2011

Historias de vida: Niña argentina de nombre quechua logra, después de pasar un laberinto, hacerse reconocer legalmente su derecho a la identificación

 

Finalmente los padres de Illari Jazmín lograron que su hija obtenga el DNI y sea inscripta con el nombre que le eligió su madre por su origen quechua.

Patagónico.net.- Tras un pedido de disculpas desde la Dirección General del Registro Civil, por la demora y los malos entendidos, los padres de Illari Jazmín Rodríguez Benavides lograron que su hija sea anotada y obtenga su Documento Nacional de Identidad (DNI) con un nombre de origen quechua. El trámite se completó ayer en el Registro del barrio Mosconi, después de una agotadora defensa por la identidad cultural que se extendió durante algo más de siete meses.

Tal como viene informando Diario Patagónico en sus últimas ediciones, Illari, nacida el 10 de enero de este año, llevaba siete meses sin poder contar con su DNI. En principio, porque cuando sus padres iniciaron el trámite en el Registro Civil de la Zona Norte de Comodoro Rivadavia le negaron la posibilidad de anotarla, aduciendo que el nombre que habían elegido para ella no figuraba en la lista de nombre indígenas.

Como se recordará, su mamá Irma Benavides Jara tuvo que dirigirse a la Dirección Provincial del Registro Civil explicando las razones por las cuales buscaba nombrar de esa manera a su hija, e informándoles que Illari, en lengua quechua, significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante.

De todas maneras la respuesta fue negativa y desde entonces, en defensa de la identidad cultural de su niña, Irma Benavides y su pareja Miguel Rodríguez debieron recurrir a la Justicia Civil y en virtud de ello hicieron una presentación ante la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, donde afortunadamente se falló a favor del matrimonio.

LARGO CAMINO

“El reclamo comenzó cuando quise ponerle un nombre indígena a mi hija y no me lo aceptaron; pasaron siete meses y tuve que contratar una abogada para apelar”, le dijo Irma por teléfono a Rodolfo Costilla, quien se comunicó con ella desde Rawson para disculparse por los contratiempos y malos entendidos que se generaron.  En esa comunicación le hizo saber que ya podía acercarse al Registro Civil a completar el trámite y así lo hizo ayer, en compañía de su esposo y la referente de la cátedra libre de Pueblos Originarios, Sonia Ivanoff.

En diálogo con Diario Patagónico, Irma se dirigió a todas las personas que en el futuro tengan que enfrentarse a una situación similar, a quienes les sugirió que “exijan la inscripción en el acto cuando quieran ponerle un nombre indígena a sus hijos, para que no tengan que estar enviando notas a Rawson o recurrir a la Justicia”.

“En todos los Registros Civiles tienen que aceptar los nombres indígenas y si ello no ocurre les recomiendo que me busquen, que recurran a los grupos de pueblos originarios o la cátedra libre y que tomen este caso de referencia para combatir esto porque no es posible que nos pase siempre”, agregó.

Mientras, Miguel Rodríguez pidió que “mínimamente se instruya al personal de los Registros Civiles para que actúen con sentido común en estos casos, porque el miércoles cuando vino mi esposa con la resolución de la Cámara se debió hacer el trámite en forma inmediata, pero no fue así porque mandaron el oficio a Rawson para que desde allá decidieran si cumplían o no con la orden”.

Otros antecedentes, publicada el 11 de agosto de 2011:

LOS PADRES DE ILLARI DEBIERON ACUDIR A LA CAMARA DE APELACIONES PORQUE EL REGISTRO CIVIL SE NEGO A INSCRIBIRLA

Por su nombre de origen quechua aún no tiene DNI.  Illari Jazmín cumplió ayer 7 meses, pero sus padres todavía no pueden lograr que la niña tenga su Documento Nacional de Identidad. En el Registro Civil de Kilómetro 3 le negaron la inscripción con ese nombre de origen quechua, por lo que en defensa de su identidad cultural, su madre Irma Benavides, hizo todo el recorrido burocrático para anotarla. Finalmente debió recurrir a la Cámara de Apelaciones, donde se falló a su favor.

Illari Jazmín nació el 10 de enero en Comodoro Rivadavia y cuando sus padres fueron a inscribirla, al Registro Civil de Mosconi, le negaron la posibilidad de anotarla porque no figuraba en la lista de nombres de pueblos indígenas.

Illari es un nombre de origen quechua y significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante. Esa explicación y el justificativo de la elección debió ser elevada en una nota a la Dirección General del Registro Civil y Capacidad de las Personas, con asiento en Rawson,  pero desde allí contestaron en forma negativa el 16 de marzo.

Para arribar a ese resultado se fundamentó que tanto en la Real Academia de la Lengua, como en la lista de nombre aceptados por los Registros Civiles de la Argentina, no se halló información fehaciente sobre el origen y el significado de Illari como nombre femenino. No obstante, se advirtió que se encontró una variante de origen vasco “Hilarus”, pero como nombre propio masculino.

De todas formas, le hicieron saber a los padres -Irma Benavides y Miguel Rodríguez- que les asistía el derecho a apelar y así lo hicieron.

“La misma ley de nombres, 18.248 en su inciso 3° bis,  indica que podrán inscribirse nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas. En la nota que enviamos a Rawson lo explicamos y después de un mes nos contestaron que no podíamos inscribirla”, recordó Irma en diálogo con Diario Patagónico, mientras esperaba ayer una respuesta en el Registro Civil, tras hacer entrega de la notificación de la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia.

“No entiendo con qué derecho no te permiten poner un nombre indígena, con qué derecho te prohíben preservar tu identidad cultural. Mi hija cumplió siete meses y todavía no tiene su DNI”, reclamó.

Como la Cámara de Apelaciones falló a su favor, ayer Irma Benavides se presentó con el oficio en el Registro Civil para cumplimentar el trámite, donde le recibieron la notificación y le hicieron saber que la enviarán a Rawson. Así, una vez que se complete todo el circuito burocrático será convocada para hace efectivo el registro de la niña con el nombre que eligieron para ella.

10/08/2011

Nor Cinti participará en la Feria Nacional de Camélidos en Sucre

Correo del sur.- Lo mejor de la genética camélida del país se expondrá en Sucre por primera vez, en el marco de la 6ta Feria Nacional de Camélidos Sudamericanos, que tendrá lugar en Garcilazo, del 2 al 4 de septiembre, según anunciaron ayer los organizadores en una conferencia de prensa.

“Van a estar los productores de Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí, Tarija y Chuquisaca, los seis departamentos productores de camélidos del país”, dijo ayer Segundino Cruz, uno de los expositores de camélidos que se presentó acompañado de una llama y una alpaca, que llamaron la atención de muchas personas en el centro de la ciudad.

Se espera unos 250 expositores de camélidos y unos 150 más entre derivados de la cría de camélidos (embutidos, artesa- nías, textiles, gastronomía), según informó ayer el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Camélidos, Eleuterio Choque (del municipio de San Lucas).

Los organizadores esperan recibir la visita de por lo menos unas 10.000 personas.

Los mejores ejemplares serán expuestos durante la feria, y un jurado calificador se encargará de premiar a la mejor genética en camélidos del país.

Etiquetas: ,
27/05/2011

Posesionan a directiva de Mujeres Quechuas “Juana Azurduy”

Nicolasa Machaca. El Deber

Correo del Sur.- Se posesionó a la primera directiva de la Organización Social de Mujeres QuechuasJuana Azurduy” que está a la cabeza de la presidenta, Nicolasa Machaca, cuya gestión es por un año.

La Presidenta y las demás integrantes de la directiva: Lidia Medina, Lucila Saavedra, Segundina Callejas, Martha Estrada, Martha Ávalos, Guillerma Flores, Betty Pinaya, Aurora Bejarano, Rossemary Ruiz, Cristina Ortube y Rosario Liendo fueron posesionadas por la Coordinadora Departamental Para el Cambio (CODELCAM) en el Paraninfo a donde asistieron autoridades de la Gobernación, la Alcaldía, e instituciones que trabajan con mujeres.

Machaca dijo que llevan el nombre de la heroína porque nació en Chuquisaca y peleó por la libertad del pueblo, pese a ser madre. Ahora deben trabajar por las madres de los barrios periurbanos que necesitan organizarse y capacitarse para contar con herramientas de trabajo, con el fin de incorporarse al proceso productivo.

Mujeres de diez barrios son capacitadas sobre organización, salud, educación, capacitación técnica en tejido a mano de ropa para bebé de cero a diez años y de diez para adelante, ropa de casa, bisutería, chompas y mandiles para los escolares.

¿Quién es Nicolasa Machaca? Es historia y presente. Fue nominada al Premio Nobel de la Paz, junto a otras 999 mujeres.

El periódico El Deber publicó el domingo 24 de julio de 2005 parte de la historia de esta líder quechua boliviana:

¡No! No puedes ser dirigente, ¿acaso eres hombre?”, le dijeron los hombres de su comunidad. “¿No? ¿Cómo no vas a saber hablar español? Tan viejota”, la retó su maestra de primero básico. “¡No, acá nadie tiene derechos!”, le gritó el militar que la apresó en 1980. Siempre no. Desde que nació, Nicolasa Machaca Quispe aprendió que sólo tenía derecho a un nombre y a una vida de servidumbre. Pero ella machacó y cambió sangre y llanto por un sí a la vez. Cada sí cayó como una gota sobre una roca y lentamente perforó un agujero en la gran piedra de la discriminación. Ahora, a punto de cumplir 50 años, toda esa lucha es reconocida a través de una postulación coral al Premio Nobel de la Paz.
Y es que una nación clandestina como la de Nicolasa necesita de revoluciones silenciosas y la mejor arma de esas batallas suele ser la educación. Era 1968 y mientras Domitila Chungara denunciaba ante el mundo la Masacre de San Juan, Nicolasa ejercía su primer acto de rebeldía: aprender a leer y a escribir. En Kurawara, una comunidad del ayllu Catamarca (Oruro), había hombres que no veían con buenos ojos que una imilla participara en sus reuniones representando a su padre, mucho menos que sea la líder designada para los cursos de alfabetización. Sin embargo, las mujeres la animaron. “Andá vos, sos wawita, vas a aprender más rápido”, le dijeron. Obedeció.
En realidad, ésa fue la segunda vez que Nicolasa intentó aprender a leer y a escribir. Tres años antes su padre, Camilo, la había alentado para ingresar a la escuelita de la comunidad de Poopó. Tenía 10 años y era la más grande de la clase. Eso provocaba que sea el centro de las burlas, no sólo de sus compañeros sino también de su maestra. “¿Cómo?, tan grandota y no aprendes a hablar castellano”, la retaba la maestra. “Me sentía humillada, maltratada. Me pegaba con reglas, me cocacheaba… Por eso no entré más a la escuela”, contó Nicolasa.
En cuanto se enteró de los cursos de alfabetización, su padre fue el primero en apoyarla para que aprenda a leer y escribir. Lo que no sabía Nicolasa era que con ese curso también se contaminaría con el bichito del liderazgo. Comenzó a tomar más talleres, conoció a líderes de la provincia y ya para 1974, fue la delegada de su ayllu en el Congreso de Mujeres Campesinas en Condurire (Oruro). En 1977, Nicolasa dejó Kurawara y se instaló en Oruro. Había sido elegida como dirigente máxima de las mujeres de su provincia y tal responsabilidad demandaba su traslado a la capital minera. No tenía tiempo ni para asustarse. Su deber era visitar comunidades para capacitar mujeres. Las organizaciones campesinas de Oruro crecieron hasta sumar 300 y en ellas ofrecía talleres de liderazgo, participación y producción. Su prestigio creció hasta que la designaron líder de todo el departamento.
No era un buen momento para ocupar el cargo, porque el régimen de García Meza la consideró un peligro. Una noche, a finales de 1980, mientras celebraba una reunión en la central orureña, los militares irrumpieron, la golpearon y la trasladaron al cuartel de Oruro.
Fueron dos meses de encierro, 60 días de interrogatorios, 1.440 horas de torturas: 86.400 minutos de violaciones y vejámenes ejercidos por hombres enmascarados, por personas sin rostros que exigían nombres, direcciones y teléfonos de otros líderes. A principios de 1981, todo acabó. El cuerpo de Nicolasa fue tirado sobre la chata de un camión y trasladado hasta un punto de la provincia Santistevan (Santa Cruz). Ahí la dejaron y allí ella subió a otro camión que la llevó hasta La Paz. Se refugió en la casa de una compañera de lucha, que le consiguió un médico. “No podemos hacer nada. Hay que operarte. La herida es profunda y está infectada. Hay que internarte”, le dijo el galeno. No. Otra vez, ¡no! Nicolasa no quería internarse. Los hospitales estaban vigilados y no soportaría un minuto más de encierro y violaciones.
Sus compañeras se movilizaron con rapidez, en una semana tenían todo listo. El plan era arriesgado pero no había otra salida: debía irse a Cuba. “Tenés que salir por Perú, hasta Lima. Ahí conseguirás un pasaporte peruano y viajarás a Cuba’, me dijeron. Todo el viaje debía hacerlo sin un solo documento y sin nada escrito. Debía memorizar cada nombre, cada lugar y cada forma de vestir de los contactos”, contó.
Salió por Copacabana. En la frontera la detuvieron, no querían dejarla pasar sin documentos, pero le tuvieron lástima por sus heridas. De ahí, cuatro días de viaje hasta Lima, una semana en la capital peruana y ocho horas de avión hasta La Habana.
La Cuba de los 80 era el paraíso de los perseguidos políticos. Del aeropuerto fue trasladada al hospital y tres meses más tarde estaba curada. Se quedó un año y medio. “Me aboqué a aprender qué era la política, la economía y qué era eso de lo que hablaban tanto: el capitalismo y marxismo-leninismo”, dijo.
Su camino de regreso fue más difícil. Ya no estaba García Meza en el poder, pero la sombra de su dictadura aún estaba sobre su alma. Lo primero que hizo fue contactar a su familia. Desde que la apresaron, su madre no sabía nada de ella. “Me dieron por muerta. Mi madre dijo que siempre tuvo esperanzas de que apareciera. Yo, en cambio, estaba muy traumatizada y con cosas adentro que no le podía contar a nadie”, relató Nicolasa.
A sus 28 años, Nicolasa tenía vergüenza. Se sentía culpable, no sabía cómo contarle a su madre lo que le había pasado. “Mis tres hermanos me dieron la fuerza para continuar trabajando. Tenía miedo. ‘Qué puedo hacer yo como mujer’, me preguntaba. ‘Qué me van a decir los hombres, porque, ¡ya no soy virgen!’ Por eso no me casé hasta los 35 años”, dijo.
Desde ese momento se refugió en el trabajo. Durante año y medio se dedicó a organizar a las mujeres de su comunidad para pasar de la institución sindical a la productiva. En 1984 volvió a dejar su ayllu y partió hacia Siglo XX, para trabajar en la radio Pío XII. En 1985, se inscribió en el Instituto Politécnico Tomás Katary y se graduó como técnico en salud. Ya para 1988 dirigía proyectos en el mismo instituto y comandaba a un grupo de médicos, enfermeras y agrónomos que brindaban servicios a más de 30 comunidades del norte potosino. Ahí conoció a su compañero. “Me dije: ‘para qué tanto trabajo si no tengo hijos”, contó Nicolasa.
Fue así que unió su vida a la de Benjamín Cuéllar. Se casaron en 1991 y tres años más tarde se fueron a vivir a Sucre. Allí crían a sus tres hijos: Rosa (17), Ernesto (14) y Carmen Julia (12). “Mis hijos están orgullosos de mí, quieren seguir mis pasos. Es por eso que la postulación al Premio Nobel es una alegría, porque no sólo es mía, sino de todas las mujeres con las que trabajo. Cada día pienso en capacitarme y después transmitir los conocimientos a las bases”, dijo.
Sí, Nicolasa sigue golpeando la roca.

Del Ayllu al mundo

Nicolasa Machaca nació en Kurawara el 23 de diciembre de 1955. Es la última hija del matrimonio entre Camilo Machaca y Leonarda Quispe Alejandro. Tiene tres hermanos: Humberto, Rosa y Guadalupe.
Desde niña, trabajó pastoreando ovejas, llamas y vacas a orillas del lago Poopó. Su padre se dedicaba a la pesca y a sembrar quinua, papa y cebada en los campos. De a poco, debido a la contaminación causada por las cooperativas mineras, las tierras se agotaron y dejaron de producir, por lo que el dinero no le alcanzaba a su padre para enviarla a estudiar a una escuela. Ella tuvo que formarse a sí misma.

Compañía. Nicolasa ahora vive en uno de los cerros de Sucre. En su casa recibe el amor de su esposo y sus tres hijos

“Los movimientos sociales no viven la democracia”

Para Nicolasa Machaca, Gonzalo Sánchez de Lozada es un asesino y debe pagar por las muertes de octubre negro. Sin embargo, eso no es lo que más le preocupa actualmente.
La líder campesina ve con mucha pena cómo los movimientos sociales han perdido la brújula. “Los movimientos sociales tienen que cambiar porque no se está viviendo la democracia dentro de ellos. Hay dirigentes que quieren manejar las organizaciones como les da la gana, a su manera de ser. Uno de ellos es el de la COB (Jaime Solares). Ahí uno solo piensa y expresa su opinión como si fueran las ideas de las bases cuando no les ha consultado. Se aprovechan de que ellos están un poco más preparados que las bases y los convencen. Eso no es una democracia verdadera”, reclamó.
En su opinión, todas las personas tienen el derecho a expresarse, a organizarse y trabajar por su comunidad. Pero también considera que tienen la obligación de aportar. “Hay que sugerir cosas. Si queremos cambiar, tenemos que dar alternativas, no sólo protestar”, señala.
Es por eso que considera que es importante que los representantes que asistan a la Asamblea Constituyente sean elegidos por las bases sociales, que realmente palpiten el sentir del pueblo y se dediquen 100% a esa actividad.
“Ellos van a recibir dinero y tendrían que ir a las bases para recoger sus necesidades. La gente es la que tiene que decidir. Los partidos políticos nunca toman en cuenta a la gente. Ellos seleccionan de sus propios militantes, sin importarle si están capacitados o no para cumplir con ese trabajo. Los partidos políticos deberían dejar que las bases elijan a sus representantes. Hay mucha gente preparada que no milita en ningún partido”, asegura.
Sin embargo, descarta completamente aceptar en algún momento un cargo en algún gobierno. Ni siquiera como ministra.
“Prefiero trabajar con las bases, porque ahí es donde hago falta. Las bases tienen que capacitarse cada día más. En cambio, en un ministerio, me dirían todo el tiempo lo que debo hacer”, concluye Machaca, que comparte la nominación al Nobel con otras dos mujeres bolivianas, Domitila Chungara y Ana María Romero.

En voz propia

Lo que tiene que hacer el próximo presidente.
El Presidente tiene que pensar que las organizaciones son importantes. Debe escucharlas y apoyarlos para que se conviertan en organizaciones productivas, no cobrarle impuestos porque apenas están sobreviviendo con sus propio esfuerzos y recursos. Si las libera del pago de impuestos hasta que se encaminen, después podrán aportar más. Debe darles créditos para ayudarlas a crecer, capacitarlas para integrarlas al comercio nacional e internacional. A veces nuestros productos son buenos, pero no tenemos mercado.
¿Hay políticos honestos?
No creo que haya políticos honestos. Todos están maleados. Por eso se pelean por estar años de años en el poder. No creo que los políticos se enderecen. Son palitos chuecos y se van a quedar así. Hay mucha gente honesta, pero el tiempo las malea. Creo que en la Asamblea Constituyente se debe poner un límite a esto. Una persona no puede estar tantos años como senador o diputado. Debería permitírseles un solo mandato. Están años de años y no quieren salir de la dirigencia. ¿Qué les cuesta? Estén cinco años y después déjenle el puesto a otros. Tal vez así vamos a poder mejorar, con nuevas generaciones.
¿Hay menos discriminación?
Ahora hemos avanzado, somos alcaldesas, diputadas, senadoras, concejalas. Ya no hay mucha marginación. Pero hay que seguir trabajando, capacitándonos porque todavía nos falta. Debemos tener una misión y una visión de desarrollo para el futuro.

16/05/2011

Es imprescindible hablar quechua en Bolivia: un caso real en la administración pública de Cochabamba

Regiones donde de habla quechua

La mujer llega del campo, luego de los obstáculos burocráticos e idiomáticos, con los que tropieza en la ciudad, encuentra la oficina donde debe seguir un trámite. Se pone en la cola y accede a la ventanilla donde un funcionario la observa. La mujer le explica el motivo de su visita. El empleado la mira; sin comprender. Ella repite su petición, en palabras más sencillas como para que entienda este joven; pero, en su semblante se agudiza su ignorancia. Pasan pocos minutos, y el empleado, recuperado su aplomo, opta por la salida clásica y burócrata para desembarazarse de estas personas: “Señora, vuelva mañana, y por favor deje pasar al siguiente”. La mujer reflexiona y concluye que su interlocutor no la ha escuchado bien. Quiere reclamar, pero ya no tiene lugar en la fila y, calcula, debe retornar a su pueblo a bordo de más de un micro y el último tramo a pie, u optar por pasar la noche en la calle a la espera que la oficina se abra, por la mañana.

El dependiente es víctima en un drama que lo hace culpable involuntario, pero, culpable al fin, del delito de discriminación. La causa primera es su ignorancia. No sabe hablar el quechua. El idioma de la mujer que ha despachado sin otro motivo que el no poder comunicarse con ella. Una vez más la ignorancia hace culpables.

La Constitución Política del Estado, ha introducido la obligación de que los funcionarios de oficinas públicas y privadas con trabajo de contacto con público deben ser bilingües.

Como la aplicación de esta disposición está vigente, los funcionarios y postulantes a cargos públicos no bilingües han comenzado a buscar academias donde aprender el quechua.

Entre éstos hay los que efectivamente aprenden este idioma. Pero, también los que buscan certificados fraguados.

Para ambos grupos existen alternativas.

Para el primero, institutos donde enseñan el idioma nativo. Allí acudirán quienes tienen conciencia de la importancia de la herramienta indispensable para comunicarse.

Para el segundo, hay un tráfico de certificados de estudios con los que creen que podrán acceder y mantener sus cargos. Algo completamente improbable, pues cada día será como dar un examen de sus conocimientos de la lengua ante el público que acude a su repartición.

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2011/0514/noticias.php?id=10616