Posts tagged ‘Quechua’

17/01/2012

“Aquí, ser mujer e indígena es lo peor que te puede pasar”

Nada es demasiado obvio

Alrededor de una veintena de mujeres Quechua se reúne cada semana cerca de Urkupiña, localidad perteneciente al departamento de Cochabamba con el único propóstio de desempañar la ventana sobre todo ese imaginario que rodea a la mujer, de desmontar ese corolario que dicen aún no haber aprendido. A unos quince kilometros de allí, donde se cruzan La Beijing con La Simón Lopez surge un jardín de unos cien metros cuadrados donde el colectivo de mujeres libertarias e imillas realiza talleres de historia, concienciación y ritualidad en otro gran número de temas.

Dentro de todo este complejo entramado se definen conceptos, se lucha y se ama, se publica, se historia y se mira de frente a lo que han atendido a llamar feminicidio y ha sido el propio hartazgo de esta situación y su escasa esperanza de cambio la que les ha llevado a tomar caminos basados en la educación no formal. Marisol se declara indígena por encima de todo y es capaz de llevar, entre otras, el peso del colectivo de mujeres libertarias.

“Aquí ser mujer y ser indígena es lo peor que te puede pasar. Lo malo de ser mujer es su condición como tal, por ser indígena estás en contra del progreso”.

El dibujo social en el que se enclava la mujer boliviana viene dado por el contraste de, por un lado lo que allá definen como agringados o personas que desean imitar los estilos de vida (a ojos de) capitalistas y por el otro el de aquellas y aquellos que tienen raíces y se niegan a dejarlas atras.

Dice Marisol que, en la forma de entender el mundo puede estar la comprensión normal de las cosas pero que, primero y más importante debes saber quien eres.

Susana, por ejemplo, es abogada más ella se declara como artesana. Durante todos los días de la semana ayuda y da soporte a mujeres indígenas que han sido objeto de violencia, sea esta del tipo que fuere. En eso, en la definición, es donde están todas ellas, a lo largo de largos talleres en las que unas con otras comparten, dialogan y establecen (en Quechua) todo una serie de conceptos que les ayuden a ser conscientes de a qué tipos de violencia se enfrentan.

“En el dar nombre a todo este tipo de cosas, aún siendo repetitivas con nosotras mismas está el verdadero valor de estos talleres. De más no está pues repetirnos, una y otra vez, todos y cada uno de los tipos de violencia a los que estamos sometidas. Y lo repetiremos tanto como sea necesario pues en nuestra historia está el ser amoratadas y puñeteadas por ser mujer y discriminadas por ser indígenas. Esa mezcla no nos deja crecer”, afirma Aurelia, una de las lideresas que se encuentran en los talleres.

Sin embargo la situación de la mujer se extiende también a la ciudad y la que no viene de comunidad, sin importar a veces edad y/o educación. Así, la prostitución se centra en la mujer joven de ciudad que ha nacido sin familia, leasé por el no reconocimiento de los padres, por horfandad o por, tal y como se denuncia en la oficina jurídica de la mujer, el abandono tras ser el producto de un embarazo por violación. Este intervalo social es el target principal pues son niñas que pasado el periodo dentro de la casa de adopción, donde se les da de comer o, si se portan mal, se les pega, salen de allí con lo que ellas definen como institucionalización. Mujeres que, sin familia, sin amigos o sin un tejido que les ampare y haga de hombro a la hora de construir una vida se ven en la tesitura, sin opción, de lanzarse a la calle en el amplio sentido de la palabra ya sea para la prostitución, para vivir en ella o ambas. Alrededor de un 70% de las personas sin techo en Bolivia son mujeres.

Por otro lado, la presión socio-familiar, la iglesia y demás organismos presentes y opresores desde el prisma del ‘qué dirán’ fuerzan y niegan a la mujer su función social como tal y la posibilidad de lucha por sí mismas en pos de alcanzar la equidad de género y utilizarla como vía de desarrollo.

Ha sido con el gobierno de Evo Morales con el que se han llegado a ciertas reformas que mejoran parcialmente la perspectiva de género en Bolivia. Desde las trasversales con las que se educa hasta la propia participación política de la mujer más sin embargo, se sigue estando lejos de una igualdad real y son reformas que de momento se plasman más como cifras que como realidades.

Así, el choque entre la justicia como tal y la justicia ordinaria campesina, ambas reconocidas dentro del Estado Plurinacional de Bolivia hacen que esa balanza que equilibre los aspectos referentes al género siga descompensada. La mujer sigue siendo más vilipendiada por el propio contraste y recibiendo un trato más lascivo y denigrante debido a las costumbres que aún enmarañan la discriminación positiva de la que es objeto el hombre desde las comunidades siendo de gran importancia teniendo en cuenta que el 60 % de la población boliviana es indígena.

Fuente: periodismohumano

Anuncios
15/08/2011

Historias de vida: Niña argentina de nombre quechua logra, después de pasar un laberinto, hacerse reconocer legalmente su derecho a la identificación

 

Finalmente los padres de Illari Jazmín lograron que su hija obtenga el DNI y sea inscripta con el nombre que le eligió su madre por su origen quechua.

Patagónico.net.- Tras un pedido de disculpas desde la Dirección General del Registro Civil, por la demora y los malos entendidos, los padres de Illari Jazmín Rodríguez Benavides lograron que su hija sea anotada y obtenga su Documento Nacional de Identidad (DNI) con un nombre de origen quechua. El trámite se completó ayer en el Registro del barrio Mosconi, después de una agotadora defensa por la identidad cultural que se extendió durante algo más de siete meses.

Tal como viene informando Diario Patagónico en sus últimas ediciones, Illari, nacida el 10 de enero de este año, llevaba siete meses sin poder contar con su DNI. En principio, porque cuando sus padres iniciaron el trámite en el Registro Civil de la Zona Norte de Comodoro Rivadavia le negaron la posibilidad de anotarla, aduciendo que el nombre que habían elegido para ella no figuraba en la lista de nombre indígenas.

Como se recordará, su mamá Irma Benavides Jara tuvo que dirigirse a la Dirección Provincial del Registro Civil explicando las razones por las cuales buscaba nombrar de esa manera a su hija, e informándoles que Illari, en lengua quechua, significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante.

De todas maneras la respuesta fue negativa y desde entonces, en defensa de la identidad cultural de su niña, Irma Benavides y su pareja Miguel Rodríguez debieron recurrir a la Justicia Civil y en virtud de ello hicieron una presentación ante la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, donde afortunadamente se falló a favor del matrimonio.

LARGO CAMINO

“El reclamo comenzó cuando quise ponerle un nombre indígena a mi hija y no me lo aceptaron; pasaron siete meses y tuve que contratar una abogada para apelar”, le dijo Irma por teléfono a Rodolfo Costilla, quien se comunicó con ella desde Rawson para disculparse por los contratiempos y malos entendidos que se generaron.  En esa comunicación le hizo saber que ya podía acercarse al Registro Civil a completar el trámite y así lo hizo ayer, en compañía de su esposo y la referente de la cátedra libre de Pueblos Originarios, Sonia Ivanoff.

En diálogo con Diario Patagónico, Irma se dirigió a todas las personas que en el futuro tengan que enfrentarse a una situación similar, a quienes les sugirió que “exijan la inscripción en el acto cuando quieran ponerle un nombre indígena a sus hijos, para que no tengan que estar enviando notas a Rawson o recurrir a la Justicia”.

“En todos los Registros Civiles tienen que aceptar los nombres indígenas y si ello no ocurre les recomiendo que me busquen, que recurran a los grupos de pueblos originarios o la cátedra libre y que tomen este caso de referencia para combatir esto porque no es posible que nos pase siempre”, agregó.

Mientras, Miguel Rodríguez pidió que “mínimamente se instruya al personal de los Registros Civiles para que actúen con sentido común en estos casos, porque el miércoles cuando vino mi esposa con la resolución de la Cámara se debió hacer el trámite en forma inmediata, pero no fue así porque mandaron el oficio a Rawson para que desde allá decidieran si cumplían o no con la orden”.

Otros antecedentes, publicada el 11 de agosto de 2011:

LOS PADRES DE ILLARI DEBIERON ACUDIR A LA CAMARA DE APELACIONES PORQUE EL REGISTRO CIVIL SE NEGO A INSCRIBIRLA

Por su nombre de origen quechua aún no tiene DNI.  Illari Jazmín cumplió ayer 7 meses, pero sus padres todavía no pueden lograr que la niña tenga su Documento Nacional de Identidad. En el Registro Civil de Kilómetro 3 le negaron la inscripción con ese nombre de origen quechua, por lo que en defensa de su identidad cultural, su madre Irma Benavides, hizo todo el recorrido burocrático para anotarla. Finalmente debió recurrir a la Cámara de Apelaciones, donde se falló a su favor.

Illari Jazmín nació el 10 de enero en Comodoro Rivadavia y cuando sus padres fueron a inscribirla, al Registro Civil de Mosconi, le negaron la posibilidad de anotarla porque no figuraba en la lista de nombres de pueblos indígenas.

Illari es un nombre de origen quechua y significa nuevo amanecer, resplandeciente, fulgurante. Esa explicación y el justificativo de la elección debió ser elevada en una nota a la Dirección General del Registro Civil y Capacidad de las Personas, con asiento en Rawson,  pero desde allí contestaron en forma negativa el 16 de marzo.

Para arribar a ese resultado se fundamentó que tanto en la Real Academia de la Lengua, como en la lista de nombre aceptados por los Registros Civiles de la Argentina, no se halló información fehaciente sobre el origen y el significado de Illari como nombre femenino. No obstante, se advirtió que se encontró una variante de origen vasco “Hilarus”, pero como nombre propio masculino.

De todas formas, le hicieron saber a los padres -Irma Benavides y Miguel Rodríguez- que les asistía el derecho a apelar y así lo hicieron.

“La misma ley de nombres, 18.248 en su inciso 3° bis,  indica que podrán inscribirse nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas. En la nota que enviamos a Rawson lo explicamos y después de un mes nos contestaron que no podíamos inscribirla”, recordó Irma en diálogo con Diario Patagónico, mientras esperaba ayer una respuesta en el Registro Civil, tras hacer entrega de la notificación de la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia.

“No entiendo con qué derecho no te permiten poner un nombre indígena, con qué derecho te prohíben preservar tu identidad cultural. Mi hija cumplió siete meses y todavía no tiene su DNI”, reclamó.

Como la Cámara de Apelaciones falló a su favor, ayer Irma Benavides se presentó con el oficio en el Registro Civil para cumplimentar el trámite, donde le recibieron la notificación y le hicieron saber que la enviarán a Rawson. Así, una vez que se complete todo el circuito burocrático será convocada para hace efectivo el registro de la niña con el nombre que eligieron para ella.

08/09/2010

Los palíndromas quechuas

  • Por Ramón Rocha Monroy – Columnista – publicado en Los Tiempos.com el 4/09/2010

A mi amigo Turi Torrico le debo una que recogí leyendo el valioso libro de Blithz Lozada sobre la Cosmovisión Andina, y es la existencia de un idioma secreto de los incas que se basaba en palíndromas. Como sabemos ya muchos en Cochabamba, Eduardo Torrico Laserna es un prodigioso cultor de este arte poético que consiste en escribir frases que dicen lo mismo leyéndolas al derecho y al revés. El Turi tiene una colección que alimenta a diario, pero ésta no se la sabía. Los palíndromas son como los números capicúa (palabra que viene del catalán cap –cabeza– y cúa –cola–); son víboras que se muerden la cola, un símbolo mágico que alude al tiempo circular, al espacio de cuatro dimensiones, no sólo latitud, longitud y espesor sino también tiempo, como era la cosmovisión andina y también la teoría de la relatividad de Einstein, de modo que lo que ocurrió en el pasado puede volver a ocurrir.

El pensamiento andino tiene cuatro categorías: ayni, que significa reciprocidad, mita o rotación de responsabilidades, tinku o conciliación de los contrarios y amaru, que quiere decir víbora y alude a las fuerzas ocultas que se oponen a la realidad y la subvierten, la vuelcan, y entonces se viene el pachakuti, la vuelta de la tortilla, el tiempo del cambio.

Los entendéjticos (como decía la mamá de mi carnal Alfredo) dicen que el aymara se habló en el Kollasuyo hasta el reinado de Tupac Yupanqui, porque el quechua se usaba como idioma secreto de ceremonias y ritos. El oráculo de los incas era el de de Pachacámac y hablaba usando palíndromas y metátesis (es decir, al vesre, como decir ñoba en lugar de baño). Estas frases quechuas eran sagradas y míticas y por eso permanecían ocultas. Los buenos amigos entendéjticos citan los siguientes palíndromas quechuas: kamamamak, callallallak y kamamamak cay, que significan “sembrados lozanos y fértiles” y “fertilidad”. Los palíndromas sugieren fertilidad y producción porque aluden al ciclo agrícola; los campos fértiles y lozanos son aquellos que han terminado el ciclo productivo con éxito. Otros sugieren que la repetición de sílabas inclusive por tres veces en una misma palabra sugiere la idea de ciclo y reiteración; es el caso de k’anananay, phatatatay y pharararay que significan “reverberar incandescentemente”; “patalear” y “convulsionarse” o “sacudir las alas con violencia”. (Hay que pensar que el plural en aymara y quechua es una palabra repetida: Calacala, Queruqueru, Patapatapi, Moqomoqompi).

Los pueblos andinos amaban el agua del cielo, del suelo y del subsuelo como fuente de vida, como camino y como puerta de escape (es decir, como volver al vientre de la madre. Muchos héroes andinos se escapan sumergiéndose en las aguas de un lago para reencontrarse con su madre, con sus orígenes. Una sola palabra se usa para decir cabeza o cumbre y agua: la palabra uma, que tiene relación con la palabra yumay, semen. El agua viene de las alturas y fecunda como el semen. (Qué rico, ¿no?). Del agua nacieron los fundadores, Manco Kapac y Mama Ocllo; el agua sale del vientre de la tierra, se evapora y forma las nubes, cae en forma de lluvia y vuelve a la tierra después de fecundarla, una imagen del tiempo circular, del espacio-tiempo, tan bien expresado en los palíndromas (que algunos giles llaman palíndromos).

Esito quería contarle a mi amigo Turi para que vea la magnitud mítica, ritual y trascendente del oficio de palindromista.

Etiquetas: , ,
09/08/2010

Insuficiente información sobre quechuas en Bolivia

En Bolivia se procesa menos información sobre los pueblos quechuas, mientras en Perú hay más información. Esto llama la atención, Bolivia es Estado Plurinacional mientras Perú no, con esta lógica Bolivia debería sobrepasar en la generación de contenidos en quechua y sobre quechuas, además de otras identidadades como aymara, guaraní, chuquitano, etc. (36 naciones indígenas).

La insuficiente información se persibe cuando uno entra a Google y prácticamente no hay casi nada sobre quechas de Bolivia, pero sí del Perú.

19/04/2010

Asunta Salvatierra: Mi origen es indígena, pero soy también campesina. Necesitamos verdadera Reforma Agraria

“NECESITAMOS UNA VERDADERA REFORMA AGRARIA”

“De cada cien personas en mi país,  la mitad no tiene tierras. Nuestro movimiento no cierra puertas sino que las abre a todos los que  quieran participar. Luchamos por la tierra y el territorio para todos”, enfatiza Asunta Salvatierra Domínguez. Joven líder del Movimiento Sin Tierra (MST) de Bolivia, Salvatierra  realiza una gira de cuatro semanas por Suiza,  invitada por E-CHANGER (Intercambiar),   organización de cooperación solidaria que apoya a esa organización contraparte desde 2005.

Con apenas 30 años,  Salvatierra coordina las Mujeres del MST  en los departamentos de Cochabamba, Chuquisaca y Potosí. Y participa de la dirección de ese movimiento al que ingresó hace una década. “Desde los 15 años empecé a militar  por la  causa de la tierra y la defensa del territorio. Al inicio no fue fácil, me discriminaron. Pero ahora ya soy respetada y mis compañeros me brindan toda su confianza”, explica con cierto orgullo.

P ¿De Cochabamba a Friburgo, de Bolivia a Suiza. Un largo viaje y dos realidades muy diferentes?

Asunta Salvatierra: Así es. Hace cerca de seis meses que lo empezamos a preparar con la voluntaria suiza Mathilde Defferrard que nos apoya en la actualidad. Me siento muy feliz de estar aquí. Sería imposible para mí como mujer indígena llegar como turista y conocer este  continente tan distante y diverso.

P: ¿Cuáles son sus primeras impresiones?

AS: Descubro otro mundo. Todo es tan diferente. Mucho orden. Lo único que me pone un poco triste es no entender el idioma. Ahora comprendo muy bien lo difícil que debe ser para las voluntarias de Suiza llegar a trabajar con nosotras, quienes hablamos sobre todo el quechua. Para ellas también nuestra realidad es otro mundo. Un gran cambio cultural. Lo estoy experimentando yo misma ahora. Es una reflexión que voy a transmitir a mis compañeras al regreso.

INDIGENAS Y CAMPESINAS

P: Hace mención al idioma quechua. ¿Se considera más indígena o campesina?

AS: Mi origen es indígena. Pero soy también campesina. Nuestra vida es la agricultura y somos las dos cosas. Aquí en Suiza escuché el término *campesinado*. En Bolivia lo usábamos antes. Ahora en la nueva Constitución Política del Estado que fue aprobada durante el Gobierno de Evo Morales,  se habla de “indígenas y campesinos” como una unidad. Incluso, también, de campesinos originarios o pueblos originarios. Un término más largo pero que indica un concepto único.

P: Acaba de introducir el tema de la coyuntura política boliviana… ¿Cómo ve el MST la situación actual? ¿Cómo se sitúan con respecto al Gobierno?

AS: La familia sin tierra estuvo muy feliz cuando ganó un presidente indígena. Era una esperanza muy grande. Y en realidad se dieron bastantes logros: la recuperación de los recursos naturales;  de los hidrocarburos; bonos para la tercera edad; apoyo a los niños estudiantes; sostén a las mujeres y a las madres embarazadas con derecho a la asistencia médica gratuita, etc.

Todo eso es un avance general. Pero nos faltan mejorías en la entrega de tierras y la defensa del territorio. El Gobierno ha redistribuido poco. Nosotros hemos recibido un asentamiento de 7000 hectáreas para 100 familias, en el Beni, pero en una región de inundaciones. Ahora no podemos trabajar porque hay medio metro de agua en los campos y la gente no puede cultivar con el agua hasta la cintura. Sentimos que es necesario agilizar la dotación (entrega) de parcelas. Somos miles y miles sin tierra en Bolivia que  seguimos esperando y exigiendo…

SOBERANIA ALIMENTARIA

P: ¿Y cómo piensan que debería gestionar este tema el Gobierno?

AS: Debe hacer una nueva reforma agraria, de verdad, que favorezca a todas y todos los que necesitamos la tierra. Según nuestra tradición y costumbres, debería ser una distribución comunitaria. Todos comemos juntos y trabajamos también juntos. Esta modalidad colectiva nos permitiría proteger mucho mejor a la madre tierra.  Sin semillas transgénicas, ni abonos, ni desinfectantes químicos. Promoviendo realmente la seguridad y  la soberanía alimentaria.

P: ¿Qué significan para ustedes esas dos palabras?

AS: Algo que hasta ahora no logramos alcanzar.  Tenemos tierras pequeñas que no producen lo suficiente. Y no nos resulta suficiente ni para una alimentación equilibrada ni para tener un excedente que permita mandar a estudiar a nuestros hijos. Queremos empezar a pensar en ellos, en su futuro, e incluso en la calidad de vida de nuestros nietos.

P: Habla siempre de tierra y territorio…

AS: Claro. La tierra es lo que cultivamos, hasta donde llega el arado. El territorio es más amplio: los recursos naturales; los vegetales y los animales: el medio ambiente correspondiente. En quechua tenemos tres palabras para representar estos conceptos.

NUEVOS DESAFÍOS PARA LA MUJERES

P: ¿Es difícil llegar a ser dirigente social siendo mujer?

AS: Al principio no fue fácil. No me consideraban, me subestimaban. Pero luego fui ganando un espacio. Éramos dos mujeres que exigimos la participación activa.

Ahora hay reconocimiento. Y otras van llegando a puestos de responsabilidad. Nos ayudó, también, la nueva realidad política boliviana con el actual Gobierno. Hay mujeres que son ministras, parlamentarias, dirigentes…

P: ¿Es normal, para las mujeres, participar en el movimiento?

AS: No. Por eso estaba muy contenta cuando en el último encuentro departamental de las sin tierra fuimos 63 que representamos a miles de compañeras. La mujer boliviana tiene mucho trabajo. Y no es fácil que pueda dedicar los fines de semana o las noches para eventos y reuniones. Sigue habiendo mucho machismo. Por eso peleamos también al interior de la familia para lograr la igualdad en la pareja. Por el momento son pocos los hombres que ayudan en las tareas del hogar. Pero estoy convencida que en algunos años más una gran mayoría va  a poder participar.

P: El MST/mujeres ha recibido cooperación y voluntarias provenientes de Suiza…

AS: Comenzó con un apoyo material de las Mujeres Católicas Suizas para huertos colectivos.  Luego recibimos a Veronique Blech,  una primera voluntaria de

E-CHANGER. Constituyó un aporte muy valioso para la capacitación. Me obligó a ejercitar el español que casi no hablaba hasta entonces. Aprendimos a usar la computadora, aunque al principio pensé que eso era sólo para especialistas. Ahora puedo entrar a Internet; mandar correos electrónicos; formular y redactar proyectos.

Desde hace más de un año contamos con el apoyo de otra voluntaria suiza, la socióloga Matilde Defferrard, con quien organizamos y preparamos este viaje a Suiza. Es un importante refuerzo institucional y para la formación. Hemos cuidado a nuestras voluntarias como flores y ese intercambio humano sigue siendo  un gran aprendizaje y aporte mutuo.  Recientemente SOLIFONDS  nos acordó un proyecto para el Asentamiento “Tierra Nueva” que estamos construyendo.  También Caritas de Milán, Italia, nos sostiene.

El apoyo del Gobierno boliviano a la familia sin tierra ha sido hasta ahora mínimo y por eso la solidaridad de afuera juega un papel muy trascendente.

Hemos recibido estos últimos años una solidaridad transparente. Y ha sido esencial para capacitarnos y formar a otras mujeres en temas esenciales para nosotras, como el de la tierra y el territorio. Ha sido esencial para nuestro avance en tanto mujeres y como movimiento.

P: ¿Una reflexión final?

AS: Dos temas después de estos primeros días de mi visita a Europa. Yo pensaba que el tema de la tierra era sólo  importante para nosotros, las y los bolivianos, las y los latinoamericanos. Pero visitando una granja de producción biológica en Ginebra, me di cuenta que también es una cuestión muy importante en Suiza. Con la diferencia que nosotros, en Bolivia, tenemos muchas reservas fiscales y por eso exigimos una redistribución, una reforma agraria verdadera.

Otra experiencia que me conmovió. En Zürich, pude hablar, incluso en quechua,  con compatriotas inmigrantes, por las ondas comunitarias de la  Radio Lora. No me imaginaba que tendría esa posibilidad. Me puso muy feliz. Hasta 2005 el objetivo de miles de bolivianas y bolivianos era emigrar buscando un mundo nuevo en España y otros países. Como MST queremos decirles: ¡basta de emigración! Sería hermoso que los que emigraron por motivos económicos regresen. Y podamos recuperar nuestras tierras para trabajarlas todos y todas juntos.

Autor: Sergio Ferrari, colaboración E-CHANGER

15/04/2010

Coca Colla es energizante de los bolivianos

Yachaykuna.- Jueves 15 de abril de 2010, Bolivia lanza al mundo uno de los productos energizantes denominada Coca Colla elaborado a base de la hoja milenaria de coca, iniciando su comercialización en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, Tiwanaku.

La Agencia de Noticias AFP, tituló en su nota “Comienza a venderse en Bolivia bebida energizante ´Coca Colla´.

Y detalla lo siguiente: La iniciativa privada cuenta con el apoyo del gobierno del presidente Evo Morales, quien forjó su liderazgo como dirigente de los cultivadores de coca en la zona del Chapare.

Una empresa privada ligada a cultivadores de la hoja de coca comenzó este jueves en Bolivia a distribuir la bebida “Coca Colla”, fabricada a base de la milenaria planta, informó el ministro boliviano de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez.

La iniciativa privada cuenta con el apoyo del gobierno del presidente Evo Morales, quien forjó su liderazgo como dirigente de los cultivadores de coca en la zona del Chapare, en el centro del país.

“Esta es una iniciativa privada que se está trabajando para ser una alternativa de producción en Bolivia, es una iniciativa muy saludable, porque tiene que ver con la industrialización y comercialización de la hoja de coca”, afirmó el viceministro Vásquez, durante un acto público realizado en La Paz.

La “Coca Colla” es distribuida como “energizante” en botellas de plástico de medio litro, a un precio de 10 bolivianos (1,4 dólares) por unidad.

Este lunes -de acuerdo al reporte- comenzaron a distribuirse en mercados al menudeo unas 12.000 botellas.

Bolivia cuenta -según datos de las Naciones Unidas- con más de 30.500 hectáreas de coca, mientras una ley local establece que sólo son consideradas legales unas 12.000 para usos tradicionales, como masticación, infusión y rituales religiosos andinos.

El gobierno de Morales anunció varias veces su intención de desarrollar políticas de industrialización de la coca excedente, para evitar su uso en la fabricación de cocaína, aunque los planes van lentos.

El Portal digital, http://peru21.pe, con el título “La hoja de coca es cola en Bolivia”, hace una caracterización de embase de Coca Colla como “una botella de medio litro puede costar un dólar con 50 centavos (10 bolivianos), es de color ambar y el nombre rememora una de las poblaciones que cultivan el insumo”, dijo Victor Ledezma, gerente general de Coca Colla, la firma que produce la bebida.

La agencia AP, indica que “el nombre Coca Colla fue elegido por los campesinos, en alusión a la hoja de coca y a los habitantes de la parte andina de Bolivia que reciben el apelativo de ‘collas’”.

Lo que es y lo que puede significar:

Para desarrollar este apartado, se presenta algunos extractos de una publicación titulada “Coca Colla, lo verdadero” en http://www.rebelion.org/ por Nikolas Kozloff, traducido por Christine Lewis Carroll.

“Coca-Cola nos robó el nombre de nuestra hoja de coca además de acaparar el mercado mundial”, dice Julio Salazar, Secretario General de la Federación boliviana de Cultivadores de Coca y Senador por el partido Movimiento hacia el Socialismo de Evo Morales (conocido por su acrónimo en español MAS). “Ya ha llegado el momento de que los verdaderos propietarios de este recurso natural se beneficien de la industrialización de nuestra coca”, añadió.

La hoja de coca, que lleva cultivándose desde hace 4.000 años, se suele masticar junto con una pasta amarga de ceniza de madera con el fin de resaltar sus propiedades estimulantes, que son suaves y similares a la cafeína o nicotina. En su estado puro, la coca sirve para alejar el hambre y contrarresta los efectos de la altitud. Muchos campesinos pobres ganan su sustento cultivando la hoja, y la coca se ha utilizado durante milenios en la cocina, en los remedios tradicionales y en las ceremonias religiosas.

De hecho, para los indios andinos, la hoja de coca está estrechamente ligada al mundo espiritual. Empiezan las ofrendas a Pachamama, la Madre Tierra, en agosto para espantar los espíritus malévolos de la temporada seca y para estimular una buena cosecha. Las ofrendas consisten en fetos de llama, dulces de varios colores, hoja de coca y otras hierbas. El yatiri, o sacerdote indígena, quema las ofrendas en una hoguera mientras murmura oraciones a los achachilas, los dioses que habitan en las montañas.

El debate sobre la coca

La diplomacia entre el presidente boliviano y las Naciones Unidas no sorprende si recordamos que Morales empezó su gobierno en enero 2006 con la promesa de poner fin a la erradicación forzosa de la coca. De hecho, el altercado más reciente en las Naciones Unidas es el último de otros contratiempos diplomáticos: en septiembre 2008, Bolivia expulsó al embajador estadounidense Phil Goldberg, acusándolo de “conspiración”. Poco tiempo después, Morales suspendió la colaboración oficial con la DEA.

Devolviendo el golpe, el gobierno de Bush suspendió la participación de Bolivia en un programa de exención de impuestos para las naciones andinas, afirmando que Morales no cooperaba suficientemente en la guerra contra la droga. El dirigente boliviano rechazó esta aseveración al hacer referencia a la estadística de las Naciones Unidas que indica que su gobierno ha hecho más que los aliados de Washington, Colombia y Perú, en aprehender los envíos de cocaína. En efecto, las autoridades locales declaran que han confiscado toneladas de cocaína y destruido muchos laboratorios de droga.

Es difícil divisar una salida, dado que la Casa Blanca de Obama no parece muy interesada en dar marcha atrás en la política extranjera de los primeros años de Bush. De hecho, Washington dice que Morales no hace lo suficiente para impedir el tráfico de drogas y ha continuado excluyendo a Bolivia del programa de exención de impuestos.

“Un negro excluido puede excluir a un indio”, declaró Morales. “Los llamados indios y negros han sido históricamente los más excluidos, los más marginados”, añadió Morales. “Si quiere excluirnos, que lo haga, no nos importa.” En otro asalto del debate, Morales expulsó recientemente al diplomático Francisco Martínez, también por conspiración.

14/04/2010

Servidores públicos de Bolivia aprenderán un idioma nativo como el quechua

Yachaykuna (Recuperado EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo hoy que jefes militares y policías, además de otros funcionarios del Estado, deberán aprender de forma obligada idiomas nativos como el aimara, quechua y guaraní para mejorar sus servicios al pueblo.

Morales formuló este pedido durante la presentación en La Paz del programa académico de la nueva Escuela de Gestión Pública para formar a “servidores” públicos, que funcionará con la ayuda del Gobierno de Francia, cuyo embajador Antoine Grassin, estuvo presente en el acto.

El presidente boliviano subrayó que los cursos de idiomas nativos deben ser de carácter obligatorio y anunció que su Gobierno planificará el plazo para que quienes “no hablen aimara, quechua o guaraní tengan un tiempo limitado (para aprender esas lenguas), incluidos los comandantes de la Policía y de las Fuerzas Armadas”.

El mandatario dijo que si un comandante de las fuerzas de seguridad habla cualquiera de esos idiomas ayudará a bajar la tensión en los conflictos en los que haya grupos indígenas implicados.

Morales también expresó su deseo de cambiar el término de “ministro” por el de “servidor” con un verdadero cambio de conciencia para que los funcionarios públicos “trabajen al servicio de la nación”.

Sostuvo que de esa forma los trabajadores de entidades o de empresas estatales no serán solamente funcionarios preocupados por sus horarios o que solo esperando el pago por sus salarios, sino servidores que contribuyen al desarrollo nacional.

06/04/2010

Coca Colla, lo verdadero

Bolivia (Recupearado de rebelion.org).- El pueblo indígena de la nación andina está resentido desde hace mucho tiempo por la usurpación del nombre de su hoja de coca sagrada por parte de la compañía de bebidas estadounidense. Recientemente, el gobierno de Evo Morales anunció que apoyaría un plan para producir un refresco a base de coca que competiría con su homólogo efervescente estadounidense.

Todavía no está claro si la nueva bebida será auspiciada por una compañía privada, por una empresa estatal, o por algún tipo de sociedad conjunta privada y estatal. La nueva bebida se llamará Coca Colla por su relación con la historia antigua: en Bolivia, los quechuas, aymaras y otros pueblos indígenas que descendieron de los incas se conocen como collas.

En una operación que sin duda exasperará a Coca-Cola, portavoces bolivianos han dicho que Coca Colla exhibirá el brochazo negro característico y una etiqueta roja similar a la insignia clásica de Coca-Cola. También se dice que el líquido de Coca Colla es de color negro, como la Coca-Cola, y podría comercializarse tan pronto como abril.

“Coca-Cola nos robó el nombre de nuestra hoja de coca además de acaparar el mercado mundial”, dice Julio Salazar, Secretario General de la Federación boliviana de Cultivadores de Coca y Senador por el partido Movimiento hacia el Socialismo de Evo Morales (conocido por su acrónimo en español MAS). “Ya ha llegado el momento de que los verdaderos propietarios de este recurso natural se beneficien de la industrialización de nuestra coca”, añadió.

A los bolivianos les gustaría tumbar el estigma negativo asociado a la hoja de coca. Morales, un indio aymara, dice que la coca en su estado natural no daña la salud humana y que la investigación científica ha demostrado que la planta es “saludable”. Cuando los traficantes de droga convierten la coca en cocaína, dice Morales, cambian la composición química de la planta.

El presidente boliviano condena tales prácticas y recomienda los usos comerciales de la hoja de coca. La nueva constitución de Bolivia, redactado por el partido MAS gobernante, reconoce que en Bolivia, la coca es “patrimonio cultural, un recurso natural y renovable de biodiversidad y un factor de cohesión social” y añade que la hoja de coca no es un narcótico en su estado natural.

La hoja de coca, que lleva cultivándose desde hace 4.000 años, se suele masticar junto con una pasta amarga de ceniza de madera con el fin de resaltar sus propiedades estimulantes, que son suaves y similares a la cafeína o nicotina. En su estado puro, la coca sirve para alejar el hambre y contrarresta los efectos de la altitud. Muchos campesinos pobres ganan su sustento cultivando la hoja, y la coca se ha utilizado durante milenios en la cocina, en los remedios tradicionales y en las ceremonias religiosas.

De hecho, para los indios andinos, la hoja de coca está estrechamente ligada al mundo espiritual. Empiezan las ofrendas a Pachamama, la Madre Tierra, en agosto para espantar los espíritus malévolos de la temporada seca y para estimular una buena cosecha. Las ofrendas consisten en fetos de llama, dulces de varios colores, hoja de coca y otras hierbas. El yatiri, o sacerdote indígena, quema las ofrendas en una hoguera mientras murmura oraciones a los achachilas, los dioses que habitan en las montañas.

Los poderes reconstituyentes del vino de coca

Aunque el lanzamiento de Coca Colla puede haber tomado por sorpresa al Director de Coca-Cola, no es la primera vez que se ha incorporado la hoja de coca a una bebida comercial. Cuando estuve en La Paz con motivo de la investigación de mi último libro Revolution! South America and the Rise of the New Left (Palgrave-Macmillan), visité el museo de coca de la ciudad donde me enteré de la existencia del vino de coca, llamado Mariani. El vino fue comercializado en Europa en 1863 por el químico y empresario corso Angelo Mariani. El comerciante estimuló la aparición de imitadores, tales como John Styth Pemberton, un empresario de Atlanta que lanzó su propio vino de coca. Más tarde, el estadounidense creó un jarabe que sirvió de prototipo para Coca-Cola.

Después de recoger información sobre los Incas y su amor por la coca, Mariani se dedicó a la horticultura y empezó a cultivar la sagrada hoja andina en su casa. Ingeniosamente, envió muestras de su nuevo vino a gente famosa por todo el mundo con el objetivo de buscar su respaldo.

Y la apuesta de Mariani dio resultado: el comerciante recibió elogios de Emile Zola, Thomas Edison, Buffalo Bill Cody y hasta del Presidente estadounidense William McKinley, de la Reina Victoria y de tres Papas. En 1885, cuando Ulysses Grant moría de cáncer de garganta, bebió vino de coca y se dice que ayudó a aliviar sus dolores.

“Vin Mariani es el reconstituyente por excelencia”, cacareó el periódico le Figaro en 1877. “Es el rey de los remedios contra la anemia… Es una tónica que aumenta la secreción de jugos gástricos, estimula el apetito… Vin Mariani tiene la rara ventaja de estimular tanto las actividades musculares como cerebrales”.

“¿Y exactamente cuánto reconstituyente contenía Mariani? pregunta Mark Prendergast, autor de For God, Country, and Coca-Cola: The Definitive History of the Great American Soft Drink and the Company That Makes It (Por Dios, la Patria, y Coca-Cola: la historia definitiva del gran refresco estadounidense y la compañía que lo fabrica). “Afortunadamente”, comenta “podemos aventurar un cálculo bastante aproximado, ya que un químico que ha estudiado diversos vinos de coca informó en 1886 que Vin Mariani contenía 0,12 gramos de cocaína por onza líquida. La dosificación de la etiqueta indicaba ‘una copa llena’ antes y después de cada comida (media copa para los niños). Suponiendo que en la copa cabe seis onzas líquidas, tres copas diarias equivaldrían a una botella llena de 18 onzas, ó 2,16 gramos de cocaína por día, suficiente para alegrar a cualquiera”.

De los licores de coca a la pasta de coca

Siguiendo los pasos de Mariani, parece que las naciones andinas han investigado el mercado con el fin de comercializar otros tipos de bebidas alcohólicas de coca, por ejemplo, Cervecería Peruana, que proyecta exportar una cerveza de coca a países como China y Sudáfrica. Se llama Apu, una palabra mágica que significa dios, poder y riqueza en quechua.

Otra compañía de bebidas boliviana lanzó recientemente un whisky de coca. Se llama Ajayu, que significa alma o espíritu en aymara, y contiene 32% de alcohol. Según el productor de Ajayu, el whisky conserva todas las cualidades esenciales de la coca, “incluyendo más calcio que la leche, más hierro que las espinacas y más fósforo que el pescado”.

Los que apoyan el Ajayu esperan que llegue a ser la marca emblemática de Bolivia, de manera similar a la tequila en Méjico. Cada botella de Ajayu contiene 25 gramos de coca, y los productores de la marca esperan exportar la bebida a Cuba o Venezuela.

Históricamente, Mariani abrió el camino para el uso de la hoja de coca no sólo en bebidas, sino también en otros productos como los concentrados de fruta y el té, y se comercializaron grageas dirigidas a cantantes, profesores y otras profesiones que necesitaran tener la garganta en buenas condiciones. Hoy en día, las compañías bolivianas han seguido los pasos de Mariani y utilizan la coca para hacer tés, jarabes, pasta de dientes, licores, caramelos y repostería. En un restaurante italiano en La Paz, los comensales pueden pedir espaguetis de coca hechos de una mezcla de harina de trigo y hoja de coca.

Coca Colla y el orgullo étnico

Aunque la promoción por parte de Bolivia de Coca Colla puede hacer sonreír a algunos, la operación podría contribuir al deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Bolivia. Durante años, los pueblos indígenas de Bolivia han afrontado la guerra contra los narcóticos alimentada por los Estados Unidos que demonizaba la hoja de coca. Para desairar a Washington, los cultivadores de coca de la región de Chapare proyectaron Coca Colla, y ahora es Evo Morales, antiguo cultivador de coca de Chapare, quien ha adoptado el nacionalismo de la coca como grito cultural y político [see my chapter on coca nationalism in my book].

Cuando habla en público, Morales lleva una guirnalda de hojas de coca al cuello y un sombrero de paja adornado con más hojas de coca. Morales afirma que los Estados Unidos buscan intervenir en países latinoamericanos mediante el recrudecimiento de la guerra contra la droga. Alega que la política de Washington no es más que “un gran instrumento imperialista destinado al control geopolítico”. El presidente boliviano argumenta que la única manera de eliminar el tráfico de drogas es cortar la demanda.

Morales solicitó recientemente, provocando el levantamiento de cejas en Washington, la eliminación de la hoja de coca de la lista de sustancias prohibidas al amparo de la convención antinarcóticos de 1961 de las Naciones Unidas. En particular, Bolivia quiere modificar dos párrafos del Artículo 49 que prohíben masticar la hoja de coca. Morales masticó hoja de coca durante una sesión de las Naciones Unidas en Viena para demostrar que no es perjudicial. Por supuesto, el Gobierno de Obama anunció su oposición a la propuesta de Morales el día siguiente.

El debate sobre la coca

La diplomacia entre el presidente boliviano y las Naciones Unidas no sorprende si recordamos que Morales empezó su gobierno en enero 2006 con la promesa de poner fin a la erradicación forzosa de la coca. De hecho, el altercado más reciente en las Naciones Unidas es el último de otros contratiempos diplomáticos: en septiembre 2008, Bolivia expulsó al embajador estadounidense Phil Goldberg, acusándolo de “conspiración”. Poco tiempo después, Morales suspendió la colaboración oficial con la DEA.

Devolviendo el golpe, el gobierno de Bush suspendió la participación de Bolivia en un programa de exención de impuestos para las naciones andinas, afirmando que Morales no cooperaba suficientemente en la guerra contra la droga. El dirigente boliviano rechazó esta aseveración al hacer referencia a la estadística de las Naciones Unidas que indica que su gobierno ha hecho más que los aliados de Washington, Colombia y Perú, en aprehender los envíos de cocaína. En efecto, las autoridades locales declaran que han confiscado toneladas de cocaína y destruido muchos laboratorios de droga.

Es difícil divisar una salida, dado que la Casa Blanca de Obama no parece muy interesada en dar marcha atrás en la política extranjera de los primeros años de Bush. De hecho, Washington dice que Morales no hace lo suficiente para impedir el tráfico de drogas y ha continuado excluyendo a Bolivia del programa de exención de impuestos.

“Un negro excluido puede excluir a un indio”, declaró Morales. “Los llamados indios y negros han sido históricamente los más excluidos, los más marginados”, añadió Morales. “Si quiere excluirnos, que lo haga, no nos importa.” En otro asalto del debate, Morales expulsó recientemente al diplomático Francisco Martínez, también por conspiración.

Incremento en el cultivo de Coca Colla

Bromas aparte, el embrollo de Coca Colla aún puede dar una vuelta diplomática de tuerca más. Como su vecino Perú, Bolivia permite el cultivo limitado de coca para uso en cocina, medicina tradicional y ritos religiosos. Pero si la Coca Colla sale adelante, Bolivia tendrá que cultivar más coca, tensando las relaciones con Estados Unidos.

Bajo el derecho boliviano, se puede cultivar hasta 30.000 acres de tierra con coca, pero Morales quiere aumentar esta cantidad hasta casi 50.000 para incrementar la comercialización de la hoja. Con este cultivo incrementado, Bolivia estará bien situada para lanzar Coca Colla. Mientras la promoción de la bebida sin duda irritará a Washington, la operación es políticamente inteligente, ya que Morales recibirá apoyos contra una corporación impopular, al mismo tiempo que aporta recursos bien acogidos por parte de los cultivadores de coca.

“Sea un éxito o no la iniciativa”, según el sitio Web ambiental TreeHugger, “Bolivia puede recibir apoyos internacionales al hacer frente a una compañía que muchos ven como una fuerza destructiva capitalista sin sentimientos, mediante un producto que defiende el medio ambiente y el medio de vida de sus productores. No se habla de cómo sabe Coca Colla, pero refrescante es”.

Traducido para Rebelión por Christine Lewis Carroll

29/03/2010

Quechuas del Pastaza denuncian divisionismo promovido por petrolera Talismán

Bolivia (Recuperado de cnr.org.pe).- La Federación Indígena Quechua del Pastaza (FEDIQUEP) expresó su rechazo a la división de las comunidades promovida por la empresa petrolera Talismán, en el Alto Pastaza, distrito de Andoas, provincia del Datem del Marañón.
FEDIQUEP respaldó el reclamo ante la empresa efectuado por la comunidad nativa de Soplín porque la compañía canadiense ha iniciado actividades de exploración en sus territorios ancestrales, sin establecer ningún diálogo con ellos y atizando diferencias con la vecina comunidad de Sabaloyacu.
Hasta antes de la presencia de la empresa, Soplín y Sabaloyacu desarrollaban un uso recíproco y compartido de un territorio común, al margen de los títulos oficiales de cada comunidad. Este uso compartido estaba incluso formalizado en actas comunales.
Al intervenir la empresa Talismán -de acuerdo a FEDIQUEP- promovió que Sabaloyacu negocie este territorio de manera excluyente; dado que el área de exploración está titulada a favor de esta comunidad.
Al concretarse la negociación no importó que se trata de un área de casas, chacras e incluso un cementerio de la comunidad vecina de Soplin.
Para la empresa sólo importó la formalidad del título comunal de Sabaloyacu y no la realidad social, cultural y territorial del pueblo quechua que se desarrolla en un ámbito mayor a las circunscripciones comunales.
El reclamo de Soplín se presentó en Lima por intermedio de la FEDIQUEP, con el apoyo del Programa de Defensa de Derechos Indígenas a cargo de Vladimir Pinto y Jorge Tacuri.
La finalidad es que se respete el territorio ancestral de la comunidad de Soplín, amparado plenamente en el Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
La FEDIQUEP señala que estas prácticas de división de las comunidades y alteración de las dinámicas culturales indígenas no son casos aislados sino una constante de las empresas petroleras.
Fuente: Radio La Voz de la Selva

26/03/2010

Indígenas presentan libro “Buen Vivir/Vivir Bien”, Sumaj Kausay

Bolivia (Recuperado de adital.com.br).- La Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) ha desarrollado un largo proceso de discusión acerca del Buen Vivir, propuesta central de los pueblos indígenas y sus organizaciones. La sistematización de este debate y una investigación desarrollada en los países que la integran, ha sido publicada en el libro Buen Vivir / Vivir Bien. Filosofía Políticas, Estrategias y Experiencias Regionales Andinas.

Este libro aparece precisamente cuando en todo el planeta se buscan alternativas a la crisis global de la civilización capitalista, en particular frente a la crisis climática que amenaza toda forma de vida en el planeta. Los ojos del mundo se vuelven a los pueblos indígenas y su modelo de vida en armonía con la Madre Naturaleza, con reciprocidad, diálogo y equilibrio entre todos los seres vivos.

En primer lugar, el texto busca las raíces de los términos quechua y aymara del Buen Vivir/Vivir Bien. Así, explica que desde la cosmovisión aymara, “suma qamaña” se traduce de la siguiente forma: Suma: plenitud, sublime, excelente, magnifico, hermoso. Qamaña: vivir, convivir, estar siendo, ser estando. Entonces, la traducción que más se aproxima de “suma qamaña” es “vida en plenitud”. Hoy se traduce como “vivir bien”.

Asimismo, la traducción del kichwa o quechua, (runa simi), es la siguiente: Sumak: plenitud, sublime, excelente,  magnífico, hermoso(a), superior. Kawsay: vida, ser estando, estar siendo. Con lo que la traducción es la misma que en aymara: “vida en plenitud”. Actualmente se dice “buen vivir”.

A continuación, el texto hace un recorrido por las bases legales que sustentan el Buen Vivir, como el Convenio 169 de la OIT, la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, y las constituciones políticas de Bolivia y Ecuador, para desde allí señalar los retos de los nuevos estados plurinacionales, los reconocidos en esos dos países y los que están aún por construir.

“Buen/Vivir Bien…” es el cuarto libro publicado por la CAOI. Los otros tres son “Estados Plurinacionales Comunitarios: para que otros mundos sean posibles”; “¿Preso por defender la Madre Tierra? Criminalización del Ejercicio de Derechos de los Pueblos Indígenas. Colombia, Chile y Perú”; y “Estrategia de la CAOI para reestructurar la IIRSA”.